El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

martes, 2 de septiembre de 2014

Te miro la mirada, niña afgana

"El rostro de la guerra". Óleo sobre lienzo, 2003. Mi copia de la foto de Steve McCurry.  National Geographic, 1985


Te miro
y me fascina tu mirada.
No es sólo por la insólita belleza de tus ojos,
de ese color verde de no esperanza,
es por la fuerza profunda que me llega de tu alma
y conmociona mi espíritu con gotas de enojo.

Te miro
y en tu mirada leo un epitafio
de incomprensión y desconcierto lacerado,
vacío desolado, tienes sólo doce años
y hace pocas horas a toda tu familia han masacrado.
Bajo escombros de bombas yacen tus padres y hermanos.

Te miro
y de mis ojos brotan las lágrimas
que de los tuyos se han ausentado.
Fuera estás de tu patria, querida niña afgana,
arrastrando con dignidad tu soledad y desamparo
por un campamento pakistaní de refugiados.

Te miro
y no comprendo tu aparente serenidad
cuando yo me sublevo indignado.
No veo un rictus de dolor, no sé si es desconcierto congelado,
tal vez estupefacción ante el absurdo y cruel desatino
de unos intereses lejanos que, avaros e indiferentes, han sellado tu destino.

Te miro
y me revelo ante la injusticia
que ha convertido tu belleza en mundial noticia.
Me invaden la rabia y el amor, confundidos ante tu visión.
Y, tomando las únicas armas que me son fieles,
te rindo homenaje con los pinceles.

Te miro
y siento que te quiero. Nunca sabrás como te admiro,
ni tu ni yo importamos a este mundo que con música de guerra danza.
Pero aquí y ahora te prometo y digo
que, para siempre, en el alma estarás conmigo,
con tus doce años congelados y tu mirada verde desesperanza.

FRM [10/07/2014]

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Bello comentario de una bella amiga amante de las artes. Gracias, Hanna.

      Eliminar
  2. Releyendo algunos de tus pensamientos, reflexiones, relatos, poemas... me tropiezo con esta obra maestra. Recuerdo que se me encogió el corazón cuando la vi por primera vez en su atril, junto a la chimenea en Casa Florencio. Si ya me impactó la foto en su día, el cuadro me impresionó aún más, porque tengo la suerte de conocer la mano que dirigió ese pincel...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una mano que siempre encontrarás tendida para lo que necesites y esté a su alcance, querida Elena. Lo que tú inspiras es como la emoción que trasmite esa imagen... para siempre. Gracias, preciosa.

      Eliminar
  3. para mi ha sido un placer de escalofrío entrar en tu blog, permíteme el tuteo, pues creo que tenemos tanto en común que no quiero que el usted protocolario nos distancie. Me alegro infinito empezar este año 2017 leyendo tus versos, y sobre todo disfrutar de esa pinturas que con tanto dominio creas. Prometo seguirte con interés de aquí en adelante. Feliz Año Nuevo y Felicidades por tus trabajos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Caramba, Esperanza! El escalofrío me lo ha producido a mí tu generoso comentario que no imaginas cómo agradezco y más viniendo de alguien con tu sensibilidad y experiencia poética.
      Me halaga sobremanera y será un honor para mí que visites con interés y frecuencia este modesto pero amistoso rincón.
      Te deseo toda clase de venturas en 2017 y siempre.

      Eliminar