El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

domingo, 21 de septiembre de 2014

Sueños sin dueño

"Memoria ausente". Obra propia, pastel y tinta china, 1973

Cuando los ensueños danzan traviesos entre la vigilia y el sueño, las sensaciones se confunden y funden con las ilusiones…

Todo es onírico en su ausencia desvelada, en la presencia que desvanece los velos de visibles secretos inocultables... en los recuerdos del futuro que se hacen presente cuando se miran en el espejo del pasado.

Sueños sin dueño.
Sueños en la vigilia,
vívidos sueños.

FRM [09/08/2014]

2 comentarios:

  1. Qué buena sensación provoca la imagen, esa obra significativa, serena y casi vacía que hoy contemplo aquí, Francisco. Y qué buenas suenan tus palabras al pronunciarlas mientras se contempla y se mete uno en ella. ¡Qué decir al respecto si cada vez me quedan menos palabras y me rondan cantarines los silencios!
    Los sueños siempre han sido un foco de atención, aunque los perdamos; siempre han sido una fuente de intrigas, por eso se les ha dado tanta importancia, sobre todo en la psicología freudiana, ¿verdad? Parece ser que nos serenan la mente ayudando al descanso, y nos consolidan la memoria, y que los ensueños son partícipes importantes de nuestras capacidades congnitivas. En fin, todo un proceso en el que ambos forman parte de ese laboratorio mental donde tienen que ver muchas de las cosas que nos hacen desarrollarnos felices y sanos o quizás, quizás desdichados. Como de costumbre, me enrollé con facilidad. Quizás por culpa de esos sueños: acabo de levantarme hace un momento.
    Fuerte abrazo desde esta lluviosa mañana barcelonesa, querido amigo, y ¡a soñar y ensoñar! -de eso mana la poesía.
    Teo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una imagen que ya ha cumplido más de cuarenta años, Teo. Un exorcismo apresurado en forma de boceto rápido, nacido con la pretensión de elevarlo a una obra final que nunca realicé... Quizá porque fui poseído por esos silencios que emana a pesar de las palabras.
      Silencios que son la cuna acogedora de todo sueño que conviene amamantar de por vida. Nunca te "enrollas", pues tu facilidad está en la percepción íntima y expresión sensible de las emociones. Y me admira la lucidez que evidencias al despertar.
      Abrazo grande para ti, desde un cielo casi despejado que tuvo ayer la lluvia que hoy riega nuestra ciudad condal adoptiva.
      Que siempre manen el agua y la poesía.

      Eliminar