El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

jueves, 18 de septiembre de 2014

Despedida

Foto propia. Estación de Aguilar de Campoo

La gravilla crujía triste bajo sus pies de plomo
poniendo sonido de fondo a su quebrado corazón
mientras el dulce ritmo de la amada risa se alejaba.

Ecos fundidos con el monótono soliloquio del reloj
que, en otro tiempo, detuvo su eterno caminar
para contemplar extasiado noches iluminadas de amor.

Afiladas agujas que hoy perforan el alma
ajenas e indiferentes al desgarro que producen
mientras brotan segundos de salada fluidez.

Latidos que se funden con los de húmedos recuerdos
tejedores de otras horas que hoy quedan atrás
alejándose en aquel tren.

Y en la estación de la vida sólo quedan soledad, silencio y oscuridad.

FRM [17/02/2013]

6 comentarios:

  1. Fátima Reyes García11 de enero de 2015, 12:08

    Me ha sobrecogido este poema en su bella aunque triste realidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El poema está basado en una experiencia real que, por fortuna, pertenece al pasado.

      Eliminar
  2. Ole poeta, ole tú que tocas todos los palos como el mago!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me haces sonrojar, generosa amiga. Gracias, pero aún me faltan muchos "palos" por tocar, aunque no pierdo la esperanza de poder hacerlo algún día. Besos.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Ciertamente no es alegre. Pero la poesía persigue la finalidad de hacer bellas hasta las situaciones y emociones más tristes. Si he conseguido ese objetivo me consideraré feliz, amiga Marisol. Gracias por tu comentario y tus sentimientos.

      Eliminar