El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

viernes, 19 de septiembre de 2014

Ilusiones

Cuando descubrí la PNL (Programación Neuro-Lingüística), comprendí muchos de los fenómenos que se producen en nuestra mente y sus resultados en forma de respuestas psicosomáticas, en permanente circuito de causas y efectos encadenados. Porque, al igual que nuestros pensamientos y sentimientos generan las palabras con las que los codificamos y expresamos para comunicarnos, las palabras que usamos producen recíprocamente reacciones neurólogicas del mismo orden, con todas las consecuencias que se derivan en el organismo.

Por ello, me gusta profundizar en el significado profundo que se encuentra en la genética de las palabras. En aquellos conceptos, frecuentemente inconscientes, que se albergan en el subsuelo donde se encuentran sus raíces etimológicas.

Y ahí, podemos encontrar que realmente las "ilusiones" son algo ficticio, la imagen mental de algo irreal. Y es peligroso y potencialmente frustrante atribuirle otro carácter.

En el uso cotidiano hemos pervertido el término haciéndolo sinónimo de objetivos, metas, expectativas, pretensiones, esperanzas... etc. Las ilusiones no son nada de eso. La palabra comparte raíz y significación conceptual con "iluso", "ilusionismo", "ilusionista", "ilusionante" (que se usa también como generador de entusiasmo).

Pero, al fin, una ilusión es sólo un espejismo que se genera y evapora de acuerdo con su esencia misma. Y la frustración sólo se produce cuando lo olvidamos o no lo tenemos en cuenta.

FRM [11/01/2014]

Foto propia. Páramo de la Lora, en la montaña palentina

8 comentarios:

  1. Muy cierto, la mayoría de la población hace ese "mal uso" de la palabra "ilusión". Mucha es la gente que vive en el estado de la perpetua frustración, precisamente a que su entusiasmo es desmedido e irreal creando metas ilusorias fuera de su alcance.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tristeza frustrada de la "desilusión"... Sergi.

      Eliminar
  2. Muchas veces la vida sería imposible de soportar sin algo por lo que soñar, imaginar, ilusionarse, aún sabiendo que ess algo nunca se ha de alcanzar...

    ResponderEliminar
  3. yo he pasado la vida entre mi sueños personale que mezclé con mis experiencias reales y de ahi salio ese vivir tranquila y feliz del que disfruto.......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy afortunada, Adela. Te felicito y deseo que sigas disfrutando de ese estado. Besos y gracias por visitar este rincón.

      Eliminar
  4. Imaginar puede ser tanto ilusionarse como engañarse. Pero es bueno que ese estímulo se produzca. Sin ilusión, ¿qué sería la vida? Una alargada sombra, una carencia de luz.
    Me agradó mucho esta profundización en la palabra "Ilusiones", querido amigo. Esa mente tuya tan despejada, tan despierta y sensible.... Es de agradecerte mucho que la compartas. Abrazos.
    Teo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Teo. Todo estímulo que nos haga vivir sintiendo intensamente merece la pena, preferiblemente con conciencia de los riesgos que suelen olvidarse o rechazarse cuando las endorfinas toman el control y sube la más placentera adrenalina. Gracias a ti, por compartir sensaciones. Abrazos.

      Eliminar