El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, 2014. Isleta del Moro, Almería)

lunes, 8 de septiembre de 2014

Reciprocidad

Recientemente me fui a la cama pensando en el concepto de "reciprocidad" y en las personas que he conocido que no lo consideran ni respetan como un valor ineludible en las relaciones y el amor de toda índole, sea de pareja, familiar o amistoso. Entonces, reparé en la paradoja de que esas personas terminan provocando y consiguiendo la más plena reciprocidad en el desamor, la indiferencia o el rechazo. Curioso fenómeno inevitable.

Quienes no desean compartir la luz y el calor del sol, acaban compartiendo las nubes y el frío de la lluvia, porque no se puede eludir el cielo bajo el que estamos todos.

FRM [11/06/2014]

Foto propia, desde mi ventana

3 comentarios:

  1. Profunda reflexión.Parece que no se puede evitar compartir lo que se elija o lo que no se elija, cuando se vive bajo el mismo cielo...
    Maravillosa fotografía, Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compartir el Cielo y la Tierra es inevitable. Corresponder con reciprocidad es opcional en el amor, pero ineludible en la indiferencia. Gracias, Ángeles.

      Eliminar
  2. Me dice Javier Del Prado Biezma: «La reciprocidad o la correspondencia es, en un nivel, el fundamento esencial de las relaciones sociales; en otro nivel, el fundamento del amor. Tienes toda la razón del mundo.

    El problema es que la reciprocidad exige un grado suficiente de abnegación (recíproca) y el yo moderno está demasiado infatuado como para negarse algo a sí mismo, aunque sea en beneficio de la persona que supuestamente es su hermano o a la que supuestamente ama.

    Aquí nace el fracaso del que tan hermosa metáfora climática nos ofreces.»

    Y yo se lo agradezco mucho.

    ResponderEliminar