El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

lunes, 1 de septiembre de 2014

El largo viaje

Un día me iré;
en silencio
tomaré el último tren.

Sin epitafio
ni obituario,
sin ruido innecesario.

El fuego que amé
será mi rojo sudario,
ceniza y humo, en todo estaré.

Ágape perfecto
en el Universo integrado,
a cielo y tierra seré entregado.

Más vivo que nunca,
por estar desencarnado
de lo escasamente acariciado.

Entonces podré gozar
y abarcarte en silencio,
en el polvo y el viento.

Un solo deseo tengo...
ser un grato recuerdo
que haga tibio el invierno.

Hoy sólo soy lejano susurro,
sueño de imagen y palabras,
vivo el momento y no me aburro.

¿Mañana? No sé...
Sólo es seguro
que un día me iré.

FRM [22/08/2014]

Foto propia. Estación de Aguilar de Campoo.

8 comentarios:

  1. Hasta que sólo seas un grato recuerdo, serás un agradable hecho. Espero que ese día, esté lejos... muy lejos... más lejano que ese susurro. Sin prisas... hay mucho que hacer y compartir todavía. Y más alguien como tú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ángel. Prisa ninguna, conciencia toda. Precisamente para intentar hacer y compartir todo lo posible durante este breve paréntesis sensorial que es la vida. Te estoy muy agradecido por seguirme y comentar mis aportaciones. Besos.

      Eliminar
  2. Me ha emocionado Francisco. La tristeza revolotea por el poema y partes de él me han parecido especialmente bellas. En conjunto, una gozada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te imaginas como agradezco tu comentario, Raúl. Eres un admirado y respetado referente en la práctica ejemplar de mis artes favoritas, por lo que tu opinión tiene un enorme valor para este aprendiz de todo lo que tú dominas. Muchísimas gracias.

      Eliminar
  3. Hermosos versos, me llegan al alma, sobre todo hoy cuando siento que estoy de duelo. Un abrazo querido amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Vilma, desde la desolación estupefacta por la ingrata noticia de la partida de esos dos queridos amigos de ambos.

      Eliminar
  4. Francisco.... Esos versos y y esa foto de la estación de Camesa. Cuántos sentimientos se me despiertan desde la niñez, quizás debido a esos recuerdos a los que aludes en una de tus últimas estrofas, ese gran recuerdo que hace tibio el invierno. Saber llegar, Sabes emocionar, tienes ese afortunado don.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu caso es especial por la relación de la imagen con tus orígenes existenciales. De cualquier forma, me alegra mucho tu referencia a las emociones que, en este caso, pretenden el mensaje positivo de aprovechar intensamente el instante presente, aunque algunos lectores hayan considerado triste lo que sólo es inevitable. Gracias y fuerte abrazo.

      Eliminar