El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

jueves, 5 de enero de 2017

El síndrome Gollum

El hobbit Smigol trasmutado en Gollum

Seguramente no es nada científico el título que he asignado a estas reflexiones, pero tiene toda la belleza de lo literario y siento que J. R. R. Tolkien se merece mi homenaje por su inolvidable universo de "El Señor de los Anillos".

Han pasado ya más de treinta años desde que descubrí la Tierra Media y me sentí inevitablemente inmerso en las emocionantes aventuras de la "Compañía o Comunidad del Anillo", así como en la historia de Bilbo Bolsón "El Hobbit" y el marco de referencia detallado en "El Silmarillión".

Frodo y Samsagaz
Muchas son las enseñanzas contenidas entre las líneas de lo que parece una simple, aunque colosal, construcción literaria de ficción mágica... "de espada y brujería", podría decirse. El valor de la amistad y la solidaridad, más allá de las diferencias de origen e identidad. La eterna lucha entre el bien y el mal que no admite descanso. El triunfo de la voluntad sobre las tentaciones. La importancia de la lealtad inquebrantable, personificada por el honesto y fiel Samsagaz. La rebelión de la Naturaleza ante el maltrato, encarnada en el Ent Bárbol y sus reflexivos compañeros, lentos pero seguros e inexorables. La fuerza de la magia blanca ante el poder de la negra...

Pero, si algo me llamó poderosamente la atención en los libros y posteriormente en la excelente recreación cinematográfica de la trilogía de Peter Jackson, fue el apasionante personaje del pobre hobbit Smigol, el mediano transmutado en el repulsivo Gollum, por obra y desgracia del maléfico poder del Anillo Único. Ese ser viscoso que siempre exhibe su amable y untuosa sonrisa ante los demás, hasta que se queda solo consigo mismo.

Y de esta peculiar criatura, lo que ciertamente ha centrado mi atención es la compleja psicología dual del personaje que, con su doble personalidad en constante conflicto, nunca dejó de inspirarme una gran ternura llena de compasión, además de una innegable atracción a pesar de los evidentes motivos de repulsión.

"Mi tesorooo..."
Preso de sus conflictos internos, Smigol sufre profundamente con el debate abierto entre su conciencia y sentimientos de respeto y afecto hacia Frodo Bolsón, frente y contra el odio y ambición que alberga en su interior el malvado, egoísta, tóxico y manipulador Gollum para quien sólo importa su "tesoro" por encima de todo...

Una gran enseñanza para quien quiera verla y extraerla de un ente de ficción que encarna simbólicamente la doble naturaleza humana, como también fue magistralmente reflejada en la obra "El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde" de Robert Louis Stevenson.

Sin embargo, a diferencia del cruel, despiadado y terrorífico Mr. Hyde, el sentimiento de compasión y sincera piedad que me inspira el Gollum se impone y prevalece sobre la perversa pretensión de sus planes y acciones, quizá porque su yo primigenio, Smigol, es la primera víctima inocente de sus maquiavélicas manipulaciones.

Puede que sea por ello, por lo que me enternece e intriga el fascinante personaje dual de Smigol-Gollum, tan significativo en la saga de "El Señor de los Anillos", hasta el punto que mi insaciable curiosidad me condujo a solicitar un posible diagnóstico del trastorno psicológico que tortura a este ser y a quienes tratan con él.

Y fue mi amiga Lorena Gilsenka, psicóloga profesional, quien me aportó con sus conocimientos otra de las enseñanzas a acumular a las mencionadas anteriormente.

Copio y pego literalmente sus expertas palabras:

"...el conflicto que se ve es parte de la lucha de la naturaleza humana.
Ahora, si dicho conflicto se convierte en una lucha obsesiva entre el ser Smigol o Gollum, podría considerarse un trastorno límite de la personalidad, donde las personas a menudo presentan incertidumbre acerca de su identidad y, como resultado, sus intereses y valores pueden cambiar rápidamente. También tienden a ver las cosas en términos extremos, o todo es bueno o todo es malo. Sus puntos de vista sobre otras personas pueden cambiar rápidamente. Una persona que luce admiradora un día puede lucir despreciativa al siguiente día. Estos sentimientos súbitamente cambiantes a menudo llevan a relaciones intensas e inestables."

Excelente y certeramente preciso retrato de una realidad que algunos hemos vivido, reconocido y sido testigos de su aceptación por parte de la persona que sufre el trastorno mencionado. Algo que, como en la historia de Tolkien, sufre el que lo padece y hace sufrir a los que le rodean.

FRM [05/01/2017]

2 comentarios:

  1. ¡¡Genial!! Muy interesante tu reflexión y pienso que acertado el aporte de Lorena.Yo también creo que hay más de un Gollum deambulando por ahí y como tú pienso que al fin y a la postre, son dignos de lástima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fátima. Es cierto y estoy de acuerdo en que los "Gollum" son dignos de lástima y compasión, cuando estás en situación de observador. Pero son extremadamente peligrosos cuando te involucran de cerca en sus inestables y frecuentes cambios de personalidad y te convierten en víctima inerme de ellos. Besos.

      Eliminar