El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

domingo, 8 de enero de 2017

De Pérez-Reverte a Piolín

Dibujo apresurado que dediqué a mi amiga MEL, 1978

Estaba leyendo una excelente entrevista realizada a mi admirado Arturo Pérez-Reverte, en la que inevitablemente ha surgido el término "tweet", asociado a la red en la que el escritor publica comentarios y mantiene encendidas polémicas con sus enconados detractores... ¡Qué mala es la envidia y que arriesgado el sentido común políticamente incorrecto!

Pues bien, por esas jugadas que la mente nos hace en ocasiones, encadenando asociaciones de ideas involuntariamente, lo de "tweet", onomatopeya en inglés de "pío" (del trino del canario, no de devoto o piadoso), me ha trasladado al recuerdo de Piolín, el simpático dibujo animado llamado originalmente "Tweety".

Y he sonreído al rememorar el carácter y entrañable personalidad del pequeño canario que tanto hacía padecer al frustrado y hambriento "lindo gatito" Silvestre. Porque Piolín era, para mí, el paradigma de la inocencia candorosa, la ternura, la alegría, la simpatía, el cariño y todo lo que hace amable a un ser vivo, incluso la cierta inconsciencia de los niños que no suelen ver la maldad ni el peligro en nada ni casi en nadie.

Elena "La Viajera"
Quizá por eso, en 1978, no pude evitar asociarlo con la encantadora personalidad de una de las mejores personas que he tenido la fortuna de conocer y tratar a fondo, con la suerte de que la distancia en el tiempo y el espacio no ha impedido que siga honrándome con la deferencia impagable de su afecto y amistad, mantenidos hasta el día de hoy.

Asidua visitante de este rincón y amiga permanentemente dispuesta a estar presente cuándo y dónde sea necesario, Elena "La Viajera", siempre tendrá un merecido y cálido lugar de honor en mi memoria, en todo tiempo y lugar.

Nunca podré olvidar que ha sido la única persona que tenía y regalaba la misma alegría y buen humor, los lunes a primera hora que los viernes a la última.

Gracias, MEL, por ser cómo eres y darlo generosamente sin esperar nada a cambio. No cambies nunca.

Te quiero un montón.

FRM [08/01/2017]

2 comentarios:

  1. Gracias por tantos piropos!!! Qué jóvenes éramos... También debo decir, en honor a la verdad, que la experiencia y los años nos cambian, y ya no soy ese candoroso Piolin que tan acertadamente describes. Lo de la positividad, el buen humor y la alegría de vivir lo mantengo... casi siempre, pero ya no soy tan inocente, y menos mal porque si no, ya me habría comido Silvestre!! Gracias, Paco, por verme con tan buenos ojos. Espero que siga siendo siempre así!! TQM, como dicen ahora los jovencillos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La evolución es inevitable con la experiencia que nos dan los años, aunque a algunos haya ciertas cosas que nos cuesta aprender. Pero no creo que sea para lamentarlo.
      Por lo que puedo deducir de los esporádicos contactos personales y por otros medios que hemos tenido después de aquellos tiempos, no eres una excepción en lo de "genio y figura".
      Ya sabes, "quien tuvo, retuvo... y mantuvo". Eso espero que sea siempre así, yo también. Muchos besos, Piolina adulta.

      Eliminar