El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

lunes, 23 de enero de 2017

Esta noche

Foto propia, desde mi ventana.

Esta noche la luna descansa. Ha bajado hasta el suelo empapando mi morada. Reposa cansada en un frío lecho de tierra mojada. Y yo la miro hipnotizado desde mi ventana. No puedo dormir y, en la vigilia, sueño que me musita una nana con sus húmedos labios de nácar. Tan cerca... tan lejana. Tan dentro de mí, su luz blanca... al otro lado de mi ventana, con mis huellas grabadas.

FRM [23/01/2013]


4 comentarios:

  1. La luna descansa bajo el manto de tus letras.

    Precioso poema.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y entre ellas, con amigas como tú, me siento arropado. Besos y gracias, María Perlada.

      Eliminar
  2. Sensibilidad a flor de piel, Francisco: el efecto embrujador de la luna... Bello y poético sentimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto ese efecto embrujador que mencionas, Teo. Y parecer ser que nos afecta de manera especial a los nacidos bajo el signo astrológico de Cáncer. Gracias, amigo.

      Eliminar