El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

viernes, 26 de septiembre de 2014

Encanto efímero

Foto propia

A veces sucede... Sentimos o nos hacen sentir que hemos dejado una profunda huella en el corazón de otra persona. Marca indeleble de un instante que se sueña como permanente e imperecedero... Para un "siempre" pasajero.

Pero sólo es ilusión fugaz que se desvanece con el flujo de la marea que arroja crestas espumosas de palabras ondulantes, o se esfuma bajo el suave soplo de la brisa airada que aparenta besar la arena hollada, en un incierto simulacro de amorosa y dubitativa despedida.

Efímero encanto de inolvidables momentos inaprensibles e irrepetibles.

FRM [25/09/2014]

2 comentarios:

  1. Suele pasar, Francisco Rodríguez Mayoral, ya que la frivolidad no tiene nada que ver con lo permanente, ni con la perseverancia, ni con la felicidad o desgracia de la persona. Actúa en la superficie de las cosas, y la superficie es casi siempre banal, áspera y desigual, y, en ese caso concreto del que hablas, como inútil ilusión. La persona frívola es aquella incapaz de apreciar en su totalidad el peso y el valor de las cosas, fluctúa sobre la nada. En fin, que es puro humo o desvanecimiento.
    Un abrazo, apreciado amigo.
    Teo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has definido a la perfección, amigo Teo. Gracias y abrazos.

      Eliminar