El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

lunes, 19 de septiembre de 2016

Crónicas de amor negro (0) - El origen

Han transcurrido ya algunos años desde que este nómada estaba compartiendo una amena e interesante tertulia con unos buenos amigos, entre los que había varios buenos aficionados a la "novela negra" y, consecuentemente, al género del "cine negro". Al amor de la charla, resultó que, burla burlando, se derivó de Dashiell Hammett y Raymond Chandler, con sus míticos Sam Spade y Philip Marlowe, a nuestro no menos mítico Luis García-Berlanga y su magistral y crítica filmografía, llena de ironía y caústicamente impregnada de "humor negro".

Tal vez por la admiración que varios compartíamos por el maestro José Luis Alvite y sus impagables "Historias del Savoy", modelo de brillante sarcasmo "negro" y metafórico. fue también inevitable hacer referencia a alguno de sus hallazgos creativos más afortunados que nos vinieron a la memoria.

Y, sin que ahora pueda recordar cómo sucedió, uno de los contertulios llegó al territorio de las confidencias en confianza y, con la inestimable ayuda de las libaciones, nos hizo partícipes de una lamentable historia amorosa con infeliz final, narrada con buenas dosis de humor... "negro", por supuesto.

Ese fértil caldo de cultivo, me encendió la bombilla para formular la, tan fácil como poco meritoria, asociación fonética y hacerme acuñar el concepto del nuevo género "amor negro". Y así nació la idea de escribir breves píldoras en formato de microrrelato, etiquetables como "Crónicas de amor negro".

El planteamiento está impregnado del espíritu e intención de las referencias mencionadas, aunque, sin duda. nunca podrá alcanzar la brillantez de Berlanga o Alvite. Sus contenidos se basan en experiencias vividas, directa o indirectamente, o sea, sentidas tanto en carnes propias como ajenas, y, con frecuencia, escuchadas en confesión que busca consuelo. También, por supuesto, tomando imaginadas ideas de ficción que bien podrían ser o haber sido reales... Ya se sabe que la realidad la supera.

Como suelo decir de todos mis relatos y más en este caso, si no son buenos, al menos son cortos. Aunque algunos comentarios que me han llegado, me animan a continuar generando contenidos para estas "Crónicas de amor negro", sin otra pretensión inicial que pasar un buen rato escribiéndolas y compartirlo con quien quiera leerlas.

Gracias a todos los que lo hagan.

FRM [19/09/2016]

Foto propia, virada.

4 comentarios:

  1. Fui una gran "fan" de las Historias del Savoy de José Luis Alvite y sentí muchísimo su muerte, de la que me enteré prácticamente en directo, ya que siempre escucho Onda Cero. Una de las cosas que más me gustaban de ese microespacio en el programa de Carlos Herrera, aparte del contenido de la "crónica", claro, era la sintonía. Lástima que ya no esté... Como buena continuación a las Historias del Savoy, también me gustan mucho tus crónicas de "Amor Negro".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu referencia a mis "Crónicas de amor negro", querida "Viajera". Pero lo que más dice en tu favor es tu reconocimiento de la brillantez insustituible de nuestro admirado maestro José Luis Alvite, con el que tuve contacto y grata amistad personal a través de facebook en la última etapa de su vida, después de seguirle fielmente durante más de treinta años.
      Tanto es así que no puede evitar las lágrimas cuando escribí el emocionado obituario que puedes leer aquí mismo en la entrada "Nos vemos en el Savoy" que publiqué el 16 de enero del año pasado.
      Espero que te guste si la recuperas y lees. Un beso grande.

      http://el-rincon-del-nomada.blogspot.com.es/2015/01/nos-vemos-en-el-savoy.html

      Eliminar
    2. Leí tu dedicatoria póstuma a Alvite. Muy propia del ambiente que se vivía y respiraba en el Savoy. Lástima. Ciertas personas no se deberían morir nunca... pero en el fondo, nunca mueren porque nos queda su obra y los volvemos a la vida con un clic del ratón.

      Eliminar
    3. Estoy de acuerdo, Elena. Sus grabaciones y sus libros le mantienen vivo entre los que le admirábamos y queríamos. Besos y gracias por tu comentario.

      Eliminar