El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

domingo, 4 de septiembre de 2016

Muriendo

(Imagen de archivo)

Murieron los días, meses y años, y estuve allí.
Murieron mis padres y estuve allí.
Murieron amores y estuve allí.
Murieron relaciones y estuve allí.
Murieron ilusiones y estuve allí.
Murieron deseos y estuve allí.
Murieron amigos y estuve allí.
Murieron mitos y creencias, y estuve allí.
Murieron visiones y emociones, y estuve allí.
Murieron paisajes y paisanajes, y estuve allí.
Murieron espejismos y estuve allí.
Murieron afanes y sueños, y estuve allí.
Murieron esperas y esperanzas, y estuve allí.
Murieron caudales y miserias, y estuve allí.
Murieron cargos y oropeles, y estuve allí.
Murieron riquezas y solvencia, y estuve allí.
Murieron pasiones y arrebatos, y estuve allí.
Murieron ausencias y presencias, y estuve allí.
Murieron dulzuras y amarguras, y estuve allí.
Murieron recuerdos y estuve allí.
Murieron dolores y estuve allí.
Murieron alegrías y tristezas, y estuve allí.
Murieron palabras y estuve allí.
Murieron promesas y estuve allí.
Murieron silencios y estuve allí.
Murieron risas y sonrisas, y estuve allí.
Murieron lágrimas y miradas, y estuve allí.
Murieron mentiras y apariencias, y estuve allí...

Y aquí estoy, aquí sigo.
Muriendo y resucitando.
Mirando, sintiendo, viendo y muriendo.

Porque morir es sólo vivir, estando. Poco a poco, día a día.

Al final de mi tiempo, moriré yo y allí estaré.
Como siempre, en este tiempo. Como siempre, estando... en gerundio.

FRM [03/08/2016]

10 comentarios:

  1. Podría sumir plenamente tu poema, Francisco Rodríguez Mayoral, uno a uno sus versos: la vida es un puro desprendimiento, una cesación constante, un vivir y un morir que nos empuja definitivamente a la eternidad, esa otra manera de estar vivos y muertos. Me has llevado a sentir, e emocionarme, a sentir esta realidad -vida-muerte- que nos envuelve. Muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si mis torpes letras han conseguido llevarte a sentir y emocionarte, ya me siento satisfecho en este instante de vida que estamos compartiendo. Gracias por alegrarme con tu comentario, amigo Teo. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Yo veo la muerte con un cambio de forma o situación, cada cambio es otra oportunidad...
    Un gusto leerte.
    Reme Gras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy posible que así sea, amiga Reme, aunque hoy por hoy es un misterio que sólo encuentra respuestas en el ámbito de la fe de cada uno o en el de ciertas experiencias subjetivas. Gracias por leerme, amiga.

      Eliminar
  3. Precioso poema de alguien que lo ha vivido todo y ha sacado consecuencias del camino recorrido y de los caminantes con lo que te has cruzado,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido y admirado Diego, no puedes imaginar la alegría que me da que visites este humilde rincón y dejes tu huella en forma de ese certero comentario. Gracias, hermano y maestro.

      Eliminar
  4. Cierto. Lástima que muchas veces haya cosas, personas, circunstancias que se dejan morir en vida. Me he sentido identificada con el poema. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que solemos llamar "morir en vida" es sólo una de las posibles formas de vida que podemos elegir. Tal vez inane, posiblemente estéril... vegetativa. Pero vida al fin y, así viviendo, se va muriendo.

      Gracias a ti, Carmen.

      Eliminar
  5. Como las hojas, que cada año caen y ayudan a crear la base necesaria para que fluya una nueva vida, un nuevo árbol que crezca y vuelva a dejar caer sus hojas una y otra vez...De alguna manera, somos y seremos o seguiremos estando. Besitos.

    ResponderEliminar