El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

jueves, 10 de septiembre de 2015

Queridos animales

"Paraíso". Ilustración para valla publicitaria del Zoo de Madrid, 1977

Desde que tengo memoria, siempre me han apasionado los animales. Aún conservo un álbum de cromos sobre "Fauna", cuya colección hice siendo muy niño y sigue atesorado entre mis recuerdos palpables. Después viví el amor intenso, con el que me colmaron mis dos perros, y hoy me consuelo con los documentales de TV2.

Fruto de esa pasión, conocida por mis amigos y allegados, fue que uno de ellos me presentó a la señora que era la directora del Zoo de Madrid en los años 70 del siglo pasado... ¡Qué lejano queda así expresado!

Aquella gran dama, delgada, menuda y elegante, que, si vive hoy, será una anciana, sentía el amor más intenso por todos sus pupilos de cuatro patas o dos alas. Aunque nacida y criada en la India, era británica. Hija de un oficial de los legendarios lanceros bengalíes de la época colonial. Nos vimos en varias ocasiones y nunca vistió otra prenda que no fuese alguno de los tradicionales saris hindúes de luminosa y cromática seda. Simpática, cortés y educada hasta lo más protocolario, incluso en la amistad que entablamos al amor del té, me hizo depositario de su confianza al saber de la pasión que sentía por los animales y mi relativa habilidad para el dibujo.

La consecuencia de aquella cordialísima relación fueron dos ilustraciones de gran tamaño que realicé para las campañas de publicidad y promoción del zoológico. Durante los años 1977 y 1978, las gigantescas reproducciones de mi trabajo formaron parte del paisaje del Metro madrileño en las vallas que decoraban los andenes de sus estaciones para deleite de grandes y pequeños, según me dijeron y pude comprobar alguna vez en persona. Era divertido observar como jugaban, mientras esperaban su tren, a "encontrar" animales entre los muchos que poblaban los paisajes idealizados por mi imaginación.

No forman parte de mis mejores trabajos, artísticamente hablando, pero son dos recuerdos absolutamente entrañables de los que he tenido la fortuna de reencontrar reproducciones de poca calidad pero suficientes para evocar momentos muy gratos de mi pasado, en los que llegué a hacer amistad con una joven leona que me dio un buen susto. Pero eso... es otra historia.

FRM [10/09/2015]

"Arca".  Ilustración para valla publicitaria del Zoo de Madrid, 1978

4 comentarios:

  1. Es preciosa la ilustración, llena de fantasía, alegre, como si la pintase un niño con las manos llenas de color y alma pura, Preciosa también la mención que le haces a la dama anciana, que aunque ella no lea esto es todo un homenaje. Los animales son armonía, basta mirarlos para sentir el ritmo de la naturaleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inmaculada, emanas poesía hasta en tus gentiles comentarios. Eres un encanto. Muchas gracias. Besos.

      Eliminar
  2. Una belleza de dibujo, me ha encantado de verdad.....lindo el colorido y las imágenes de cada animalito. Un abrazo Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho tu halagador comentario y, sobre todo, tu visita a este rincón en el que siempre sois bien recibidos los amigos como tú, Vilma.

      Eliminar