El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

sábado, 12 de septiembre de 2015

El "Xerigot"

Uno de los mejores amigos que tuve en mi etapa barcelonesa fue Toni Royo.

En aquellas fechas ya lejanas, Toni era todo un personaje al que había conocido previamente en Madrid, cuando trabajaba en una empresa de investigación motivacional del consumo, aplicada a la comunicación publicitaria. Cómoda y bien remunerada actividad que abandonó sin dudarlo un buen día para seguir el camino de su vocación de buen gourmet y afición a la cocina.

Lo reencontré en su pequeño, familiar y coqueto restaurante "La Gallina Constipada" de la calle Obispo Sivilla de la ciudad condal. Allí disfruté de buena mesa e inmejorables tertulias con el propio Toni, su mujer Nuria y los amigos —que no clientes— de ambos que, poco a poco, fuimos formando un grupo de reunión periódica y muy enriquecedora gastronómica, lúdica e intelectualmente. Allí conocí e hice amistad con poetas, escritores, diseñadores, pintores, filósofos, editores, anarcohumanistas... y hasta un antiguo miembro de "Els setze jutges". En fin, una fauna heterogénea, entrañable e inolvidable que garantizaba las más nutritivas tertulias, a sumar a las delicias de la carta.

Avatares del destino llevaron al cierre de "La Gallina", con la consecuencia de que el bueno de Toni abrió otro local, no menos delicioso, en el Pasaje de José Llovera, por fortuna junto a Travesera de Gracia y a menos de 200 metros de mi despacho profesional, situado entonces en Balmes esquina a La Granada. Con ello, las cenas se ampliaron a varias y asiduas comidas.

El nuevo local, especializado en cocina micológica que Toni bordaba, fue bautizado con el nombre de "Xerigot", término catalán que identifica al suero de la leche, porque la exquisita especialidad de la casa eran las exquisitas setas condimentadas con crema de leche.

El restaurante, situado en el local contiguo al ocupado en aquellos tiempos por la redacción de la mítica revista "Mundo Desconocido", fue la causa y cuna de la fraternal amistad que me unió durante muchos años posteriores con Andreas Faber Kaiser, periodista, investigador, escritor y director de la mencionada publicación pionera en su género... No hay casualidades.

Y todo esto ¿a qué viene? Se preguntará con motivo algún posible y paciente lector.

Pues al afortunado reencuentro entre mis antiguos papeles desembalados de la caricatura y dibujo que en 1982 hice a mi amigo para usar como carta de sus menús y cartel publicitario.

A la vista del diseño, resulta evidente la imagen de "chef bon vivant" de mi amigo y al amor que ambos sentíamos por el modernismo del que mi querida y recordada Barcelona está más que bien surtida.

Hay que ver todo lo que un viejo papel manchado puede evocar...

FRM [12/09/2015]

Ilustración para la carta del restaurante "Xerigot". Tinta china, 1982

2 comentarios:

  1. Creo que xerigot es el suero de la leche, hay unas queserías que se llaman así. Yo vivo en un pueblo modernista, llamado Santa Coloma de Cervelló, tenemos La Cripta de Gaudi en la Colonia Güell, es una preciosidad. Bonita ilustración para una carta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, acabo de recordarlo, así como el motivo del nombre, gracias a ti y lo he corregido en mi relato. Son demasiados años para mi abarrotada cabeza. Precioso pueblo el tuyo y fascinante la Cripta de Gaudí. Tengo que volver a visitarla. Gracias por tu comentario y por la corrección. Besos.

      Eliminar