El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Madrid, siempre

Legendaria y literaria "Posada del Peine". (Foto propia, paseando por Madrid)

Madrid es un recuerdo del futuro.
Siempre viejo y siempre nuevo,
renacido en sus cimientos
y nombrado con cien acentos.

Promesa pendiente de placeres inciertos,
mil paseos recoletos,
mil misterios descubiertos,
mil infiernos dantescos.

Hay un Madrid, literario y hambriento
y romántico hasta el esperpento.
Colmena de cultura y tortura,
cosmopolita y provinciano, a todo está abierto.

Hospitalario, pasota y políticamente incorrecto,
Madrid de posada y nostalgia de adviento.
Un Madrid que se cierra para parir otro nuevo
en incesante retorno a su propio encuentro.

Portada de libro viejo,
esperando a ser abierto
para nuevas lecturas sin tiempo
hojeando con buen tiento.

Acogedoras puertas que se abren al viento
para que circulen sonidos de silencio,
entre lenguas que hablan calladas,
saciando ecos de antiguos lamentos.

Madrid de zarzuelas y sainetes,
de verbenas y "madriles",
porque son muchos sus barrios
que se cuentan a miles.

Madrid, lejana y eterna,
baúl de arte con luz de cielos velazqueños,
lecho de inconclusos sueños eternos,
fantasía de futuros y melancólicos recuerdos...

Madrid, cómo te siento.

FRM [02/09/2015]

12 comentarios:

  1. Cuánta nostalgia derraman estos versos. No conozco esa ciudad, pero siento siempre que se la nombra que tiene algo que ver conmigo. Cuando la describes tan poéticamente me recuerdas a mi Buenos Aires, por las mismas contradicciones, y los paralelos pasajes. Además recuerdo a la hermana de mi abuela corriendo a ver a "su Madrid" como ella decía, en la televisión en blanco y negro, cuando daban alguna noticia, por lo que puedo imaginar que quizá mi abuela materna pudiera ser madrileña, pues yo no la conocí y nunca pude saber de qué parte de España había venido.
    He viajado por tu ciudad capital con tus versos, me he quedado muy quieta y sorprendida ante el parecido de los sentimientos: "Hospitalario, pasota y políticamente incorrecto,
    Madrid de posada y nostalgia de adviento.
    Un Madrid que se cierra para parir otro nuevo
    en incesante retorno a su propio encuentro."
    Bueno me has llegado, me ha encantado poeta tu poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te imaginas la alegría que me transmitan tus palabras, querida Norma. Yo no conozco Buenos Aires, pero por lo que me han contado, siento que es como dices y eso nos hermana aún más. Por lo que cuentas, no dudo que tu abuela era de Madrid, aunque no hubiese nacido allí, porque madrileños son todos los que acuden a Madrid y no pueden dejar de sentirse como en su casa por el carácter hospitalario y acogedor con que nació y ha mantenido, a pesar de todo lo que lo amenaza por intereses bastardos ajenos a su pueblo. Un beso apretado a ritmo de chotis en verbena.

      Eliminar
  2. Es un poema muy sentido, amigo Francisco, que sólo podía salir de una sensibilidad tan pura y brillante como la tuya. Me has metido de improviso en ese Madrid lejano y tierno y me has hecho quedarme, sentirle, amarle. Al menos en los versos.
    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo Teo. Me satisfacen mucho tus palabras, porque si algo caracteriza a Madrid y a todo madrileño es la hospitalidad que convierte en hijos de esa heterogénea capital a todo al que allí acude. Sin distinciones ni exclusiones. Confío en que ese talante me sobreviva y nunca cambie, aunque personas como tú siempre serán bienvenidas, en Madrid, en mi rincón y en el sincero afecto de mi amistad. Gran abrazo.

      Eliminar
    2. Gracias. Ya me gustaría rondar por esas calles en amigable paseo contigo. Un año, hace muchos aunque parezcan pocos, estuve en Navidades y el centro de la capital-villa deslumbraba de luces, frío y muchedumbres. Estaba precioso o me lo pareció, así al menos lo viví. Y eso que a mí no me agrada mucho ninguna de las tres cosas cuando se dan juntas...
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Para disfrutar de esos placeres que ambos deseamos, hay fechas más adecuadas y sosegadas, Teo. Algún día lo haremos, por aquí o por Barcelona.

      Eliminar
  3. Tu poesía toma vida en cada verso al describir como late el corazón de una ciudad... me encantó.
    Reme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Reme. Me encanta que te encante. Besos.

      Eliminar
  4. La verdad es que es hermoso ver y sentir en tus versos a Madrid, para ti es ella, la capital, la que se cuela en tu alma y recuerdos, como las brasas que necesitamos para calentar nuestro cuerpo... para ti es Madrid, para mí, la inmensa cordillera de los Andes. Hermoso. Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los Andes se te meten dentro y no abandonan jamás. Lo sé, Karyn. Lo he vivido. Besos.

      Eliminar
  5. Me encanta Madrid. Yo también tengo muchos recuerdos y vivencias en ese pueblo, en el mejor de los sentidos, en el que acaba convirtiéndose Madrid.
    Tu texto capta magistralmente esa esencia del Madrid humano y literario a pie de calle que tanto me fascina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmen. Es difícil encontrar a alguien que no sienta o haya sentido alguna vez lo mismo que tú en este pueblo grande que es Madrid. Me encanta que te haya gustado mi modesto homenaje a la ciudad que me vio nacer.

      Eliminar