El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

jueves, 10 de septiembre de 2015

El guitarrista cojo


Dibujo propio. Tinta china, 1975

Como tantas otras cosas,
él se alejó de mi vida,
renqueando, con esfuerzo,
sobre los bastones de sus notas.

La vieja guitarra fue muleta de su alma
y ahora la tañerá en un bordillo del cielo,
agradeciendo las pocas monedas
que buenas almas depositen en su raído sombrero.

Yo era sólo un aprendiz
y creo que aún lo sigo siendo,
aunque él me enseñó a caminar recto
casi sin poder hacerlo.

En el desgarro de su música,
arrancado en el rasgueo,
arrastraba un equilibrio
muy superior al del cuerpo.

Siempre te recordaré
caminante de pasos inciertos;
privilegiada mente firme
y corazón hambriento.

Gracias por todo,
querido músico harapiento
que, con una sola pierna,
supiste caminar recto.

FRM [09/09/2015]

6 comentarios:

  1. Me ha encantado, Francisco; además de volver a ver en mi mente a ese personaje. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho, Alfonso. Con frecuencia, el mundo es muy sorprendente además de pequeño. Abrazo para ti.

      Eliminar
  2. Está hermoso tu dibujo y escrito, gracias por compartir. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu estimulante comentario, amigo Alecks. Saludos cordiales.

      Eliminar
  3. Francisco, ¡qué decirte! Uno tiembla leyendo este poema y se emociona viendo esa tinta china que impregnó los rasgos firmes y estéticos de tu dibujo, ese "Guitarrista cojo" tan especial, símbolo de tantas cosas que los versos señalan amanecidas y emergidas de tu sensible corazón. Gracias por compartir emociones.
    Teo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ambas piezas contienen muchos emocionantes recuerdos, Teo. Gracias a ti por sumarte a ellas con tus palabras. Abrazos.

      Eliminar