El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

martes, 22 de septiembre de 2015

Pradera de relaciones

Foto propia, paseando bajo mi ventana

Miro esta fotografía y pienso que es una excelente metáfora de la red social facebook.

La gran pradera natural que rodea mi casa y por la que transito en mis diarios paseos, contiene multitud de elementos vivos que configuran su esencia y potencias.

Aquí conviven, en armónica y equilibrada combinación, verdes y dúctiles espigas que se cimbrean con la brisa; incómodas piedras ocultas con las que se puede tropezar; traicioneras yerbas espinosas; insectos inocuos, laboriosos y simpáticos; otros más peligrosos por venenosos; y, dominándolo todo, llenando el verano de belleza y color, las dulces y rojas amapolas. Cientos, miles de ellas. Sencillas, sensibles, ruborosas, frágiles pero resistentes. Esas que atraen y fascinan la mirada que se recrea en su presencia y compañía... Como las personas con las que disfruto relacionándome.

Como muestra la imagen, las hay muy próximas, cercanas y más lejanas. Algunas, incluso borrosamente desenfocadas por la distancia y otras... Otras que, sin saber muy bien por qué motivo, captan más la atención, se perciben como especiales y destacan nítidamente en ese hermoso primer plano favorito y favorecedor... Aunque pueda ser magia temporal o hallazgo permanente. Sin embargo, todas forman parte insustituible del paisaje. Todas parecen iguales, pero todas son diferentes y cada una tiene su particular encanto... como las buenas personas.

El resto, lo invisible, lo oculto y menos grato, no cuenta. A mí, al menos, me es indiferente. Sólo me interesa lo bello, lo que me enriquece y me hace sentir feliz y en deseable compañía renovada.

Y eso es lo que veo. Eso capta mi mirada y agradece mi alma. Gracias, amigos.

FRM [19/05/2015]

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Eso pensé al ver la imagen y así lo intenté recoger en mi relato. Gracias.

      Eliminar
  2. Cómo nos haces poner el ojo en las cosas sencillas y bellas que llegan con vida propia a iluminarnos: la hierba, la flor a merced de la brisa o del viento, el insecto y sus rumoroso y juguetón zumbido...
    Buen despertar el de hoy, Francisco: la madre naturaleza entrando por la ventana de este ya viejo ordenador. Y, como el día está húmedo y gris, ¡qué explosión de color y aire limpio entra con tu escrito!
    Agradecido como siempre, tu amigo,
    Teo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los ordenadores, como en las personas, importa menos la edad que mantener las ventanas a la vida bien abiertas. Soy yo quien agradece tu comentario que transforma en realidad tangible tu deseo de buen despertar.
      Fuerte abrazo, amigo Teo.

      Eliminar