El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

lunes, 29 de diciembre de 2014

Sala de espera

Hace poco que he terminado de leer "Sala de espera", el libro póstumo de mi admirado José Luis Sampedro. Cuando lo compré, sólo tenía una ligera idea de su temática y contenido que recordaba vagamente como autobiográfico. Sin embargo, esa obra pequeña por su extensión y grandiosa por su contenido, es mucho más. A medio camino entre la biografía, la reflexión y el ensayo, es principalmente una gran declaración de amor y gratitud, hacia la vida misma y hacia su viuda Olga Lucas.

En "Sala de espera" hay tres partes bien definidas y diferenciadas. En la primera "Los Ríos", recurre a la metáfora manriqueña para asimilar su recorrido vital y el de su esposa a dos ríos que recorriendo cauces muy diferentes, acaban confluyendo y fundiendo sus aguas. En la segunda, que da título al libro, emerge el más puro humanista que enarbola su honda preocupación y estupor por las tragedias y degradación moral de nuestros días. La tercera es una curiosidad para sus más fervientes seguidores, entre los que me encuentro; se trata de una serie de apéndices que incluyen cartas, notas manuscritas y fotografías personales.

En definitiva, estamos ante la evidencia palpable y legible de lo que él mismo expresó con su sencillez y brillantez habituales: “La muerte me lleva de la mano, pero se está portando bien porque me está dejando pensar”.

Y, para que no quede duda alguna de ello, ahí está "Sala de espera" que constituye una prueba más, la última, de su compromiso como modelo de hombre íntegro.

Por supuesto, recomiendo su lectura y relectura. Es una pequeña joya que me ha evocado el obituario que escribí al conocer la pérdida irreparable de su fallecimiento, el 9 de abril de 2013.

Para cuantos visitantes de este rincón que no tuvieron ocasión de leerlas entonces, traigo hoy aquí aquellas palabras que me dictó el corazón, en su homenaje y memoria entrañable.


José Luis Sampedro

Querido, respetado, y, sobre todo, admirado Sr. Sampedro, ahora eterno vivo desencarnado que dibujas en mi rostro una sonrisa etrusca, mientras recuerdo aquel tiempo en que me convertiste en amante lesbiano de una vieja sirena.

Hoy navegas para siempre, dejándonos la cálida sombra de un drago en cuya senda grabaste el testimonio inequívoco de que ciencias, letras y humanidades sólo alcanzan la perfección cuando se hermanan lúcida e inseparablemente.

Casi centenario, mientras la tierra gira y fluyendo con el río que nos lleva, has llegado a tu real sitio, sin esperar a octubre, octubre... (*)

Hoy, querido José Luis, despido tu cuerpo para conservar tu alma encuadernada y lo hago con tu Credo personal convertido en oración que comparto y compartiré como himno vital, hasta que llegue mi hora y te pida que me cuentes tus bellas historias entre las nubes.

Hasta siempre. Un agradecido abrazo.

"Creo en la Vida Madre todopoderosa
Creadora de los cielos y de la Tierra.
Creo en el Hombre, su avanzado Hijo
concebido en ardiente evolución,
progresando a pesar de los Pilatos
e inventores de dogmas represores
para oprimir la Vida y sepultarla.

Pero la Vida siempre resucita
y el Hombre sigue en marcha
hacia el mañana.

Creo en los horizontes del espíritu
que es la energía cósmica del mundo.
Creo en la Humanidad siempre ascendente.
Creo en la vida perdurable.

Amén. J.L.S."


(*) Para cuantos no conozcan la bibliografía de José Luis Sampedro, considero obligado mencionar que el texto del obituario está compuesto con títulos de sus obras.

FRM [29/12/2014]

4 comentarios:

  1. Con su desaparición nos quedamos huérfanos de intelectuales, un economista con alma de escritor, no hace mucho le vi en una entrevista grabada que le hizo Iñaki Gabilondo para Canal +, y lo que más me llamó la atención es su humanidad, por como amaba la vida, y algo que mencionas en tu exposición, la integridad y el compromiso con la sociedad y los problemas del hombre de su tiempo. Me hizo mucha gracia cuando explicó que cuando le nombraron Subdirector del Banco Exterior de España, él no se enteraba de la mitad de las cosas que hacía el Consejo con las inversiones, y que no le interesaba para nada ese mundo, que a él lo que le interesaba y le gustaba era escribir, será por eso que a una de sus obras la tituló "Escribir es vivir".
    Este libro lo tengo en cartera para leer -uno de los muchos- pero creo que lo adelantaré pronto en esa lista que tengo, sobretodo ahora que me has abierto el apetito con su magna figura.

    ResponderEliminar
  2. Un gran hombre que nos ha dejado la mejor herencia con sus libros, su pensamiento y, sobre todo, con el ejemplo de su lúcida integridad humanista. No he leído el libro que mencionas y espero hacerlo. Su título me ha recordado una reflexión propia que dejé en este rincón, convencido de que "leer es soñar y escribir, hacer realidad los sueños"... Gracias por facilitarme la entrevista que mencionas. Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. "Escribir es vivir" es una obra autobiográfica. José Luis Sampedro, y no lo he dicho antes, formó parte del grupo de indignados por las protestas de Mayo del 2011 en España, cosa que valoro mucho, pues cuando el ser humano llega a ciertas edades -más si cabe cuando tiene una popularidad o prestigio como él- no suelen mojarse, y se dejan llevar por lo correcto o diplomático. Un extraordinario hombre sin duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía de su loable y meritoria implicación con los movimientos del 15 M. Realmente fue excepcional hasta el último segundo de su vida.

      Eliminar