El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

viernes, 26 de agosto de 2016

Quiero ser un árbol

En la intensa y abigarrada belleza explosiva de la vida en la Naturaleza, es inevitable que surjan hojas y ramas imperfectas, brotes débiles y efectos antiestéticos. Pero eso no detiene la poderosa energía que la savia aporta desde las profundas raíces ocultas hasta las copas visibles.

Las plantas saben renovarse en su eterno ciclo de hermosa perpetuación, eliminando sin dificultades lo que no les hace bien, sin dramatismos, de manera espontánea y natural, prolongando su existencia en las semillas, herederas y propagadoras de lo mejor de sí mismas. Siempre se sienten bellas y saludables porque lo son, sin cuestionarlo reiterada e inútilmente, por eso nos aportan esa inexplicable sensación de calma, sosiego y bienestar con su mera cercanía y contemplación...

Crecen, lenta e imparablemente, fluyendo en generosa y equilibrada quietud natural. En activo reposo, en paz... Dando mucho y exigiendo muy poco, casi lo único que esperan y necesitan es nuestro respeto.

¿Será porque no necesitan aprender a conocerse ni pensar la forma de actuar para conseguirlo? Se aceptan, SON y lo disfrutan de por vida, haciendo disfrutar.

Dice el Tao: "Nada hagas y todo será hecho".

Quiero ser un árbol frondoso o vivir como si lo fuese.

FRM [20/08/2016]

Foto propia, en un personal Jardín del Edén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario