El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

lunes, 22 de agosto de 2016

Complacencia

Entre las muchas cosas que he aprendido o reaprendido recientemente, se encuentra la toma de conciencia de lo pernicioso que resulta tratar de ser complaciente en extremo.

Que nadie interprete que no me gusta y deseo complacer ni que me muestro crítico con quien así discurre por la vida. Pero una cosa es complacer a todo el que disfrute con lo que soy o pueda llegar a ser y otra, bien diferente, es hacer esfuerzos denodados, vejatorios y generalmente estériles, para forzar la deseada consecuencia de resultar placentero... o pretenderlo convencido, en el más patético de los autoengaños.

Tarde o temprano, se descubre que el intento estaba condenado al fracaso y que el resultado acostumbra a ser el contrario del erróneamente pretendido, con lo que el precio pagado finalmente es mucho más caro.

Una vez más, la madre Naturaleza nos regala el mejor ejemplo de lo que digo. Nada complace más que la contemplación y disfrute de un sublime e inspirador paisaje virginal y es evidente y sabido que las plantas, los árboles, el agua, el cielo, las nubes, el sol, la luna y las estrellas, no hacen el menor esfuerzo por modificar o alterar su comportamiento natural para agradar a nadie. Sin embargo, consiguen satisfacer, siendo como son, a todo el que siente profundamente su especial y única vibración de belleza espontánea, cuando se sabe apreciar y gozar en lo más íntimo del ser, aceptando los inconvenientes que también existen.

En consecuencia, vuelvo a mi cauce y me afianzo en mis raíces, para recuperar mi luz, color y transparencia, y complacer plenamente a quien se sienta, total o suficientemente, complacido con lo que soy y pueda naturalmente llegar a ser.

Así sea.

FRM [22/08/2016]

Bucólico rincón de Lourenzá, Lugo. Autor anónimo.

2 comentarios:

  1. Cuánta razón tienes... Quien no te acepte tal y como eres, con todas tus virtudes, que doy fe son muchas, y tus defectos, que todos tenemos, no te merece. No te debes esforzar NUNCA en ser quien no eres para satisfacer a alguien que no lo valorará. Te lo dice una que lo hacía hace muchos años, pero que ya ha aprendido a asumir su identidad, con todo lo que ello conlleva. Lo importante es acostarte cada noche sabiendo que has sido fiel a ti mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, antigua, que no vieja, y querida amiga MEL. Ciertamente, con la única persona que se puede estar seguro de compartir la cama toda la vida, es con uno mismo. Mejorar y mantener bien esa relación es el principal objetivo para la felicidad. Un beso grande hasta que nos veamos.

      Eliminar