El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

jueves, 12 de febrero de 2015

La fe congelada

Foto propia. Iglesia de Revilla de Pomar

Cuando la fe se congela, se enfría, endurece y quiebra.
La nieve borra sus huellas
y ni el brasero infernal calienta la esperanza helada.
Porque no dan calor las creencias
que sólo adormecen angustias.
Y, si alimentas la ilusión, crecerá el insomnio del alma,
huérfana de la convicción de que el amor ajeno nunca cambia.
Busca el calor interior que arde en el propio corazón,
con el fuego de la firmeza que se alimenta del saber,
fruto de la experiencia.
Porque no hay mayor hoguera que la nutrida, con avidez insaciable,
con la inquietud por aumentar el conocimiento del solitario aprendizaje.
Y esa pira eterna será el luminoso e inagotable faro
de la más plena y cálida existencia.

FRM [12/02/2015]

8 comentarios:

  1. La única fe verdadera es la que nace de la experiencia interior. Qué belleza de poema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias infinitas por tus frecuentes visitas a este rincón, Susana y por la generosa aportación de tus comentarios. Y, como estoy deseando compartir esa tertulia cafetera de la que hemos hablado, te voy a estimular contestando que "la fe verdadera", en mi opinión, no es la consecuencia de una experiencia interior, sino la causa. De hacer "actos de fe" extremos se derivan hasta las experiencias de los trances místicos y sus éxtasis.. Lo que, sin duda, retroalimenta y afianza la fe. Gracias, siempre.

      Eliminar
  2. La nieve sobre la piedra... la naturaleza sobre lo natural. Preciosa fotografía, Francisco. Y qué bien escribes, siempre te lo digo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu generoso comentario, Ángeles. Ya me gustaría escribir tan bien como me dices que escribo. Abrazos.

      Eliminar
  3. Excelente metáfora, con gran fotografía,.

    ResponderEliminar
  4. Amigo, Francisco, lo bordas; como casi todo lo que con el pensamiento tocas. Estoy muy de acuerdo; como con la rotundidad de tu fe y de tus versos. Que pases uno días serenos, que la belleza de la gente y la belleza natural, te alienten: el camino continúa, afortunadamente con un poco más de experiencia a medida que andamos.... Abrazos desde el exilio. Teo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido amigo, agradezco mucho tus halagadoras palabras y me satisface que compartas el contenido de las mías. Mis deseos corresponden a los tuyos y... seguimos caminando. Fuerte abrazo.

      Eliminar