El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

lunes, 7 de diciembre de 2015

Jano

(Busto romano del dios Jano)

Jano es el dios romano bifronte de las puertas, de los comienzos y los finales; constituye un excelente símbolo para venerar en la noche de transición en la que se recibe el mes que lleva su nombre: Ianuarius, Janeiro, January, Janvier, Gennaio, Gener... Enero.

Sus dos rostros miran hacia el pasado y al futuro, respectivamente. Todo un símbolo para quienes valoramos las representaciones de los mitos; para aquellos que respetamos y nos apasionamos con su significado arquetípico albergado latente en el inconsciente colectivo.

Jano pone de manifiesto la importancia de no ignorar el pasado para afrontar el futuro. El momento presente es siempre y sólo un umbral de tránsito entre dos estados. Un instante que cumple la función de rito de paso. Una oportunidad de avance, evolución, crecimiento y mejora.

Esa puerta puede resultar angosta en muchas ocasiones. Puede que admita sólo el paso de una persona. No importa. Hay que cruzarla en soledad y feliz de dejar atrás lo indeseable para caminar hacia territorios más fértiles y gratificantes, portando únicamente todo lo aprendido... solos y libres de lastres.

Desde el primer instante, las cero horas del 1 de enero, comienzo del mes de Jano, hagamos un nuevo camino al andar. A partir de hoy disponemos de casi un mes para la preparación.

Preparemos ya el peregrino equipaje, soltando lastre y peso innecesario. Eliminemos con decisión cuanto pretenda o pueda frenarnos de manera inmisericorde, pesados fragmentos arrastrados de nuestra esencia y existencia.

Emprendamos con alegría, experiencia e ilusión renovada una nueva etapa vital.


Nos vemos al otro lado de la puerta.

FRM [07/12/2015]

10 comentarios:

  1. Jano, y mirando hacia el otro lado Juno. Los dos solsticios, enero y junio, las eternas dos caras de todo. Un maravilloso simbolismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la memoria no me es más infiel de lo que acostumbra, Los dos rostros son de Jano. Juno es otra deidad, femenina en este caso, diosa de la maternidad en la mitología romana; protectora de las mujeres, los compromisos, el Estado, reina del Olimpo y mujer de Júpiter. Pero, sea como sea, gracias por tu comentario que encuentro muy certero en lo concerniente a los solsticios, Samael.

      Eliminar
    2. pues tienes razón, es la misma cara. Siempre pensé que iban unidos los dos rostros...

      Eliminar
  2. Gracias por este interesante artículo sobre el dios Jano, Francisco, dios de la astronomía y de la arquitectura que presidía las puertas solsticiales y las iniciaciones, Dios que tenía una buena y especial relación con el universo por lo que se ve. Algo que nos trasladas acertadamente con tu escrito para que nos interesemos por él y el tema que lo acompaña. Todo ello con tu inteligente y bella mirada de escritor. Un abrazo grande.
    Teo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, amigo Teo, porque, al igual que Jano, tienes siempre una doble mirada... La íntima del lector y la que diriges al autor con tus amables y generosos comentarios. Fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Muy entretenida tu forma de presentarnos la figura de Jano, me llamó además la atención ya que mi hermano se llama así, aunque haya nacido en Junio, pero quizás al ser de signo géminis, un signo que me persigue y de la cual estoy rodeada absolutamente, se pueden dar esas dos facetas, esa mirada al pasado y al futuro, esa dualidad necesaria para aprender y crecer. Me ha gustado mucho. Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te haya gustado, Karyn. Gracias y besos.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias a ti por tu visita a este rincón y por dejar tan grata huella. Saludos afectuosos.

      Eliminar