El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

sábado, 31 de enero de 2015

Santo Grial y amar dando

Tanto en los cultos paganos como en los cristianos, determinados objetos, reales o míticos, adquieren una dimensión especial, inmersa en un cierto misterio de carácter mágico, que les otorga un carácter sobrenatural. Creer en sus poderes y venerarlos, confiere fuerza, energía inagotable, satisfacción interior, felicidad y paz de espíritu.

Cáliz, Catedral de Valencia
Así sucede con el polimorfo Santo Grial en la historia de la cristiandad. La creencia en su naturaleza, real o simbólica, ha llevado a muchos hombres a transformar su forma de vida en un proceso de conversión interior, llevándoles a anteponer un ideal sobre sus intereses personales... Una forma distinta de estar en el mundo, al servicio de los demás.

Los párrafos precedentes no son una transcripción literal, aunque recogen algunos de los más conocidos conceptos que se desarrollan en el interesante monográfico especial sobre el Santo Grial que muy recientemente ha publicado la revista de historia CLÍO, y en el que se pueden encontrar abundantes referencias a los autores clásicos que han difundido este mito histórico desde el medievo, especialmente en el siglo XII. Destacan el bardo alemán Wolfram von Eschenbach y su "Parsifal"; Chrétien de Troyes con su "Perceval, El Cuento del Grial"; Robert de Boron, en "José de Arimatea". Sin olvidar al autor o autores desconocidos de "El Ciclo de la Vulgata", en el siglo XIII y Sir Thomas Malory en su obra del siglo XV "La Muerte de Arturo".

Resumido lo anterior que tiene un gran interés para mí, y no dudo que puede tenerlo para muchos de los visitantes de este rincón, deseo volver a la frase destacada en negrita del segundo párrafo.

"Una forma distinta de estar en el mundo, al servicio de los demás."


Porque, en muy pocas palabras, encierra un concepto primordial de lo que he aprendido, a lo largo de mi vida, tropezando y levantándome muchas veces. Porque, con Grial o sin él, esa frase sintetiza el más claro y auténtico concepto del amor como pauta existencial; como estado y no como el apasionado sentimiento fugaz, cegador, egoísta, exigente y posesivo que se ha instalado en nuestra cultura y forma de vida.

Y es que, cuando se adquiere el hábito de estar más dispuesto a dar que a mantenerse a la espera de recibir o exigirlo, es cuando más se recibe y más feliz y gratificado te sientes. Así se cierra un círculo, aparentemente paradójico. Se comienza anteponiendo ese ideal a los intereses personales y se acaba convirtiendo el ideal inicial en el máximo interés personal... Y, con su práctica permanente, se transforma en el más generoso y placentero de los "egoísmos".

Con mucho que mejorar... doy fe.

FRM [31/01/2015]


Monográfico especial de la revista CLÍO citado en el texto

2 comentarios:

  1. Si todo el mundo entendiera la vida como tú, desde esa generosidad hacia los demás, sin esperar contrapartida, nuestro paso por el mundo y esta vida sería mucho más feliz. gran reflexión de un tema, el Santo Grial, que siempre me ha atraído,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre el Santo Grial y su asociación con la "Sangre Real", se entretejen, historias, mitos y leyendas, a cual más interesante y fascinante. Es un tema que me apasiona desde hace muchos años, durante los cuales he aprendido la genuina forma de amar dando que propongo, Sergi. Es enormemente gratificante.

      Eliminar