El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

domingo, 18 de enero de 2015

El umbral de la eternidad

Portada del tercer y último libro de la trilogía "The Century" de Ken Follet

Ayer por fin terminé la demorada lectura de otro excelente libro de Ken Follet que me aguardaba hacía tiempo, El umbral de la eternidad. Es la tercera y última entrega de la inmensa obra "The Century" que, junto a La caída de los gigantes y El invierno del mundo, componen la trilogía épica de los sucesos y cambios sociopolíticos del siglo pasado, enmarcados en los contextos de las dos guerras mundiales, la Revolución rusa, la Guerra Civil española y la Guerra Fría.

Ken Follet
He disfrutado muchísimo de esta novela histórica, porque ilumina aspectos del entorno internacional del siglo XX, en el que ha transcurrido buena parte de mi propia vida. Como ha expresado acertadamente el autor: "Ésta es la historia de mis abuelos y de los vuestros, de nuestros padres y de nuestras propias vidas. De alguna forma es la historia de todos nosotros."

Ahora que reposa en mi mesa, a la espera de su destino definitivo en un estante de la biblioteca, me pregunto si el título de esta tercera parte, no se estará refiriendo a la propia portada del libro que es el umbral de la entrada a sus "eternas" 1148 páginas. Aunque, bromas aparte, a mí se me han hecho breves y escasas, dada la excelente estructura narrativa y el interés y amenidad de su contenido, a los que nos tiene acostumbrados Ken Follet a sus lectores incondicionales.

Gigantesca obra río y coral que ficciona las historias íntimas y personales de los miembros de cinco familias, cuyas vidas se han ido entrelazando a lo largo del turbulento siglo XX al que se refiere el título genérico de los tres volúmenes citados. Las cuatro generaciones de la familia estadounidense, la alemana, la rusa y la galesa, exigen leer los tres libros en su orden de edición para seguir con fluidez y comprensión la coherencia de la trama que los vincula, así como sus relaciones con los diferentes y abundantes personajes históricos que aparecen arropados y sustentados con un prodigioso andamiaje de abrumador rigor documental que convierte a muchos mitos de mi generación en hombres de carne y hueso, al mostrar claramente sus grandezas y miserias, que de todo hubo, hay y, sin duda, lo habrá.

Una obra, para mí, más que recomendable, puesto que reúne todos los requisitos para que el lector aprenda y comprenda muchas cosas de interés histórico, con el sabroso aderezo de los aspectos novelescos que suavizan y amenizan el mero ensayo, sin detrimento del rigor de la información y los datos reales, algunos muy curiosos, desconocidos y sorprendentes para este lector.

Personalmente me siento muy agradecido a Ken Follet  y a El umbral de la eternidad por haberme dado la oportunidad de aprender mucho, disfrutando mientras lo hacía. Le perdono, por ello, la luxación de muñecas, consecuencia inevitable de sostener el peso del libro durante las horas de lectura apasionada.

Sinceramente, creo que es una trilogía imprescindible para cualquier amante de la buena lectura que esté interesado en los prolijos pormenores de los acontecimientos internacionales que nos han traído hasta nuestro complejo presente.

FRM [18/01/2015]

2 comentarios:

  1. No he leído aún esta trilogía, todas las críticas que he leído de ella es de excelencia, aunque no me sorprende lo más mínimo, de todos es conocido su gran capacidad para narrar, de ambientar con todo tipo de detalle desde el gran trabajo de investigación que hace en cada una de sus obras, atrapándote poco a poco, sin poder dejar de leer sus páginas ni un instante. Ya lo hemos comentado más de una vez, es dentro de los grandes uno de los más grandes, no deja de sorprenderme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti no puedo decirte nada nuevo, excepto que estoy convencido de que te gustaría mucho esta obra colosal. Si te animas con ella, no dejes de leer los tres libros en orden cronológico, es imprescindible por coherencia histórica y pos seguir los vínculos de las familias que aparecen.
      A mi me han encantado los tres libros.

      Eliminar