El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

lunes, 12 de enero de 2015

Ruleta rusa

(Imagen de archivo)

Siempre he sentido una peculiar mezcla de sentimientos frente al juego suicida denominado "ruleta rusa". No es mi objetivo entrar en un análisis profundo, para el que seguramente no estoy capacitado, acerca de las complejas circunstancias y motivaciones que conducen a un individuo, supuestamente racional, a tal práctica u otras equivalentes. Sin embargo, no puedo ignorar la componente de insuperable estupefacción que me produce la incuestionable autoagresión que entraña y que se puede encontrar en comportamientos humanos formalmente menos dramáticos, aunque no sé si menos arriesgados.

Porque estupefacción colosal me producen las actitudes que, fundadas en el orgullo, aderezado con toxinas de soberbia inoculadas por el ego más absurdo, conducen irremisiblemente a sufrir la pérdida irresoluble de lo que en teoría se deseaba tener, en un consciente y pertinaz suicidio emocional.

Mi sabia madre solía decir ante este tipo de comportamientos: "Pues, para que se fastidie el sargento, no me como el rancho". Y muy cierto es este aforismo, puesto que el más fastidiado siempre es el que se queda sin comer, al margen de lo que "el sargento" sienta por ello.

Decir que tal forma de actuar me sorprende, sería inapropiado, habida cuenta de la enorme cantidad de veces en que he sido testigo de ella e, incluso, cometido el mismo error en el pasado hasta que comprendí que esa actitud sólo conduce a perder. Es un camino enfermizo que conduce indefectible y directamente a la infelicidad y la desdicha de quien lo escoge y de quien puede verse afectado subsidiariamente.

No obstante, como he mencionado inicialmente, si ya no hay sorpresa, siempre lo observo con tristeza y estupefacción irreprimibles, especialmente si tales acciones proceden de personas que son presumiblemente conscientes del motivo de su postura y de las consecuencias que comporta.

Al fin y al cabo, el jugador de la "ruleta rusa", sólo puede suicidarse una vez... Depende del azar. Pero aquellos que practican el otro peligroso "juego", se suicidan emocionalmente poco a poco y de forma segura. Por eso mi expresada duda sobre cuál de los dos es más arriesgado.

FRM [12/01/2015]

No hay comentarios:

Publicar un comentario