El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

lunes, 5 de enero de 2015

Agua o viento

Foto propia, Almerimar

Fluyes imparable.
Humedeces hendiduras.
Empapas el cauce.
Profundo calas.
Y vivificas el entorno.

Te evaporas a su tiempo.
Te condensas en la espera.
Te congelas con el frío.
Te deshielas si hay calor.
Te desbordas con ímpetu arrollador.

Inundas con tu fuerza.
Arrastras sin oposición.
Arrasas con penas y glorias.
Ahogas a quien se resiste.
Y matas sin compasión.

Dulce, para el sediento.
Salada, para dar sed...
De naturaleza variable.
Indiferente a los cambios.
Con desconcierto mojas.

Eres agua vital
en los secos páramos.
Y viento podrías ser...
Caricia o desastre
en movimiento sin control.

¡Oh, amor! Eres agua...
o podrías ser viento.

FRM [05/01/2015]

6 comentarios:

  1. Poema con tanta fuerza como el agua o el viento. Muy bonito. Y esa fotografía lo ilustra de maravilla. Felicidades, Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Ángel. Me consta que es mejorable, pero así ha brotado mientras paseaba... como el agua.

      Eliminar
  2. Fátima Reyes Garcia11 de enero de 2015, 12:15

    Maravilloso ese brotar del caudal de tus emociones, no sé si lo podrías mejorar, pero a mi me encanta tal cual, y sobre la foto, que te voy a decir que no te haya dicho ya...eres único para captar la belleza de los "momentos"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo he mejorado, dentro de mis limitadas posibilidades, pero contando con la inestimable ayuda de los consejos de mi amiga, la escritora Isabel Martínez Barquero. Gracias por tu comentario, Fátima.

      Eliminar
  3. Hermosa composición poética sobre ese elemento indispensable; como el amor o el viento a los que al final divinamente comparas. Oda con luz y aciertos, querido amigo, gozo de leerte.
    Que tengas un buen día, que los señores reyes magos acierten en sus dádivas, que seas feliz. Teo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez más agradezco infinitamente tus palabras, Teo. Me estimulan a la vez que me abruman, pues aunque pongo todo lo que puedo en lo que hago, no estoy seguro de merecer tanto halago. Igual trato de sus Magas Majestades te deseo. Abrazos.

      Eliminar