El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

jueves, 9 de octubre de 2014

Mi pianista

"El pianista", homenaje a Guido Crépax. Boceto a tinta china, 1963

Hay ciertos momentos en los que sobran las palabras porque el silencio reclama ser ocupado por algo superior.

En esos pliegues de la existencia, se abren los oídos del alma para disfrutar tanto como yo lo hice en 1963, escuchando algo similar a esta maravilla de Debussy, mientras realizaba el boceto que hoy cuelgo en la pared de mi rincón para compartirlo con los amigos que me visiten aquí.

FRM [07/10/2014]


6 comentarios:

  1. Fátima Reyes García19 de octubre de 2014, 19:07

    Maravilloso escuchar este piano,mientra
    s en el más respetuoso y compartido de los silencios te expreso mi más sincera admiración..l

    ResponderEliminar
  2. Sin silencio no habría música, pues el silencio forma parte de ella, como una nota más. Debussy ante la música valoraba enormemente el papel del silencio. En una carta a Chausson le dice: “Me he servido, y espontáneamente desde luego, de un medio que me parece bastante extraño; es decir, del silencio como agente de expresión y tal vez como único medio de hacer valer la emoción de una frase…“. Y por esto le llamamos genio, entre otras cosas claro.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. En aquellos tiempos, yo estaba enamorado de Valentina, la maravillosa criatura de papel creada por Guido Crépax. La música y la magia del maestro del cómic, me indujeron e influyeron en esos trazos. Gracias, Samael.

      Eliminar