El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

martes, 21 de octubre de 2014

Cuidar mi vida

Aprendo a cuidar mi vida. Es como un arbusto de viejas raíces, firmes ramas y jóvenes brotes, en el que se suceden las floraciones de pequeños, humildes, pero bellos momentos. Uno tras otro, antes o después, se agostan y caen, renovándose a medida que las estaciones se suceden.

Por eso, cada uno de los diferentes presentes, está lleno de la alegría del nacimiento de las nuevas florecillas y el grato recuerdo de aquellas que las precedieron.

Quizá lo más difícil es llegar a saber cuándo, cómo y por dónde cortar en las ineludibles podas periódicas para mantener la planta viva y sana.

FRM [11/06/2014]

Foto propia, Jardín Botánico de Madrid

9 comentarios:

  1. Dicen que las cepas de vid con más años son las mejores, sobretodo para los caldos más valorados... deja las podas y por supuesto las vendimias vengan de forma natural, saben regularse por si solas, y seguro que las próximas cosechas pueden ser mejores que las pasadas... ;)

    ResponderEliminar
  2. Me encanta tu positividad en cada momento, y estación, de la vida. Mientras ésta continúe no deja de crear más vida y alegría... Como haces tú regalándonos estas prosas poéticas y bellas metáforas.
    Comparto la opinión de Sergi... Las próximas cosechas seguro que serán más dulces que las anteriores. Gracias, Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Ángel. Porque no se trata de mi positividad, sino de la que la propia Naturaleza regala y que tanto nos enseña, si la escuchamos.

      Eliminar
  3. Tienes buen ojo para descubrir belleza a tu alrededor y nos lo demuestras con tus fotografías. Podar no es fácil, y equivocarse sí. Abundo en tu advertencia sobre el cuidado de dónde aplicamos la tijera. Lo que cortas difícilmente lo recuperas. En esto quizás también haría falta una papelera de reciclaje a lo Windows para poder restaurar jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es una idea excelente, Raúl. De todas formas, la propia Naturaleza en su infinita sabiduría hace que caigan las ramas muertas o inútiles. Así que, ante la duda, lo mejor es dejar que el tiempo haga su trabajo.

      Eliminar
  4. Fátima Reyes García22 de octubre de 2014, 19:11

    A veces hay que dejar a la naturaleza que haga y deshaga,totalmente de acuerdo con Sergi y Ángel,un abrazo para los tres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de decirle lo mismo a Raúl, la Gran Madre sabe lo que hace. Gracias, Fátima.

      Eliminar