El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

domingo, 22 de marzo de 2015

Recordando a un amigo

Foto propia. Mi recordado amigo bebiendo en un cenicero

Te encontré sin vuelo y a ras del suelo,
tus alas carentes de aire
con miedo, temblabas,
herido, con sed y hambre...

No dudé un instante,
te acogí con amor,
te di todo mi calor
y tu miedo cambié por valor.

Curé tus lesiones
con paciencia y esmero,
mi pan fue tu alimento
y bebiste en mi cenicero.

Poco a poco,
nos acostumbramos el uno al otro,
me seguías a todas partes
revoloteando entre sonrisas.

Pero llegó un día,
que ya podías volar solo,
fuerte y convencido...
de que no me necesitabas.

Llegó la primavera,
sembré mi terraza con migas
y otros pajarillos
te reclamaron con sus trinos.

Tú dudabas, ibas y venías,
a mí y a ellos mirabas,
yo no me acercaba
porque tus colegas se espantaban.

Ellos no me debían nada,
tenían miedo y no me amaban.
Por eso, me aparté de ti
y, al fin, volaste en la distancia.

Por un instante creí ver
un húmedo brillo
en tus ojos de pajarillo...
Tal vez sólo estaba en los míos.

FRM [22/03/2015]

(Basado en el recuerdo de una historia real)

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Fue muy emocionante. Gracias por tu comentario, Sergi.

      Eliminar
  2. joder qué historia más bonita el que casi acaba con los ojos húmedos soy yo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue así, amigo. Tal cual. Y me emociono cada vez que lo recuerdo. Gracias, un abrazo.

      Eliminar