El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

lunes, 16 de marzo de 2015

Fragancias

Me embriagan el olor a tierra mojada
y el aroma a yerba recién cortada,
fragancias húmedas de hembra enamorada.
Apasionantes perfumes que de la tierra emanan
y en tu cuerpo se concentran
cuando las pieles se sienten y encuentran.

Imanes que me subyugan...
me llaman,
me atraen,
me hipnotizan
en trance de sinestesia
que me hace oír tus colores,
ver tus sabores...
y tocar... ¡ay, tocar!
acariciar los olores
de tus empapados rincones.

Paseando entre colinas
con erizados pezones
restauradores de ruinas
dejadas por mil perdones,
a los que almas mezquinas
no dieron absoluciones;
condenando sin clemencia,
a pesar de la paciencia
en cumplir la penitencia.

Blancos muslos receptores,
abiertos con indecencia,
antídotos de impotencia
que rescatan de la inocencia
a santos y pecadores.

Cómo me embriagan tus olores...

FRM [15/03/2015]

Foto propia. Tierra mojada y hierba recién cortada, bajo mi ventana.

4 comentarios:

  1. Que picarón, en su tercera acepción.
    3. adj. Que implica cierta intención impúdica. Una mirada pícara.
    Hay olores que despiertan lo más terrenal y primario ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón, Cris. Pero... ¿por qué considerar impúdico la esencia vital de lo terrenal? Gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Pues, tus pobre palabras lo explican muy bien, nos introducen en el tema perfectamente, nos muestran una música de colores para los ojos o tonal para el oído, nos miman, nos estremecen. Magnífica sensación, Francisco. Como leer el poema con todos esos imanes de la natura que nos atrapan al instante, versos que nos dinamizan, que nos hacen vibrar y poner en marcha, que nos contagian. TU disciplina artística siempre tiene el don del regalo al lector o a quien mira tus fotografías impregnadas de todo lo que el poema, si lo hay, sugiere. Me sensibilizó, sí.
    Un fuerte y agradecido abrazo, Francisco. Feliz día.
    Teo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Teo, mis palabras no pueden ser más pobres frente a las de Baudelaire o ante las que pronuncia en silencio la pintura de Kandinsky, pero son muy sinceras, dicho sea en mi humilde beneficio.
      Hay días, como el de hoy, por cierto, en que siento intensamente ese estímulo sensorial que me rodea... que nos rodea a todos los dispuestos a dejarnos impregnar por esa sensibilidad especial.
      Muchas gracias por tus palabras de las sólo suprimiría la de "disciplina", tan lejana de mi forma habitual de expresión.
      Mi gratitud y mi abrazo para ti, amigo.

      Eliminar