El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, 2014. Isleta del Moro, Almería)

domingo, 20 de mayo de 2018

Escribiendo cosas

Pienso que, por lo general, los escritores escriben desde la tribuna soleada de su balcón por y para los demás. Yo lo hago por y para superar el vértigo de asomarme a mi patio interior en la serena soledad de la noche.

Quizá por eso no soy escritor; aunque escriba cosas de vez en cuando... mientras cabalgo sobre unicornios.

FRM [20/05/2018]

Una de mis plumas de ave nocturna.

11 comentarios:

  1. Creo que lo mejor es bajar al patio en pijama y con el osito, sentarse en el columpio a mirar las estrellas y olvidarse del vértigo. Te puedes llevar también la pluma para escribir una alegre canción al aire del amanecer. Tu sabes y puedes, Francesco. Todos los besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para eso me quito el pijama y disfruto de "la fresca"... Besos, todos, querida Ana.

      Eliminar
    2. Pero, hablando en serio, es cierto que siento un vértigo lleno de emoción estimulante, cuando miro el infinito cielo sin techo, después de observar el ya lejano suelo. Besos... todos.

      Eliminar
  2. Hablando en serio, cuidado con la fresca.

    ResponderEliminar
  3. Escribir para uno mismo, para mirarse por dentro y ver lo que a ese otro yo se le despista a veces. Buscarse siempre, nos encontremos o no. Un abrazo Francisco. En tus letras el camino es menos sinuoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tanto como valoro tu comentario, querida amiga. Besos.

      Eliminar
  4. mejor cabalgar sobre unicornios que cualquier otra cosa.

    ResponderEliminar
  5. No podría escribir en un balcón al sol, escribo, en la sombra, el silencio,y desde mi soledad...tal vez yo tampoco se escribir...
    Siempre que te leo conmueven, eso es ser un escritor.
    Un placer leerte.
    Reme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si provoco esa reacción en ti, además de disfrutar haciéndolo, ya me doy por satisfecho. El placer es mío a leer lo que me dices. Gracias, Reme.

      Eliminar