El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

viernes, 16 de diciembre de 2016

El búnker de Babel se abre en un "búnker de papel"

Foto propia. Lucho González-Aller, a punto de comenzar la presentación, mientras se llenaba la sala

Ayer se destapó una olla a presión que llevaba más de quince años cociendo a paciente fuego lento su sabroso contenido...

Y no puedo dejar de reseñar un acto al que tuve el honor y la alegría de asistir y con el que, por motivos personales, me siento especial y emocionalmente muy concernido.

El libro
Lucho González-Aller presentó su libro "El búnker de Babel" en el prestigioso marco del Club Internacional de Prensa, acogido cordialmente por su presidente Javier Martín Domínguez que le dio la más cordial bienvenida como anfitrión del acto, y rodeado de la amistad, el cariño, la admiración y respeto que un personaje tan singular y entrañable como él se merece.

No voy a repetir lo mucho que ya se ha publicado al respecto, especialmente en la red social fabebook y brillantemente por el padrino del acto, el gran periodista y escritor Diego Armario que, además de oficiar de presentador de libro y autor, ha dedicado a ambos su columna de hoy en Neupic.

Sin embargo, como legado para mi memoria y el disfrute consolador de quienes no pudieron escucharlo en la voz del protagonista, trataré de resumir lo que el libro no recoge, lo que allí se contó y no es menos interesante que su contenido novelado, casi como si se tratase de un inevitable prólogo intimista del propio autor.

Con Diego Armario y Javier Martín 
Porque, como certeramente sintetizó Diego Armario al presentar a Lucho: "Él es pura pasión, es desmesura y tiene un corazón de león[...] y escribe como es: apasionadamente, sin concesiones a lo políticamente correcto, volcando sobre las historias que cuenta sus propios sentimientos, dudas, a veces angustias y siempre su compromiso. Al leer esta novela  descubriréis que el autor está dentro de ella e interactúa  con los personajes de su libro, porque tuvo el privilegio de conocerlos, de tratarlos, de dialogar con ellos, de interesarse por sus vidas, sus dramas, sus asesinatos e, incluso, intentar comprenderlos."

"Tuvo el privilegio de conocer a los personajes de su libro...". Y sobre este privilegio y las especiales circunstancias de su génesis y desarrollo, Lucho habló largo y sin más limitaciones que mantener la promesa hecha a quienes en él confiaron para la peculiar misión de poner la "voz en off" al hacer público su mensaje, pasado el tiempo que ellos consideraban prudente.

Un mensaje que algunas lecturas superficiales pueden confundir y debe ser evitado. No se trata en esta novela de añadir matices históricos a la historia de la Segunda Guerra Mundial (aunque alguna sorpresa entraña). No es eso, en absoluto. Tampoco se pretende legitimación alguna de la pasión humana de la venganza como medio de satisfacción, al margen de cualquier postura moral y personal al respecto. Lo que realmente nos transmite el insólito grupo Babel, a través de su cronista, es la hipócrita y descarnada realidad de que muchos criminales de todo tipo, incluso los más inmorales y abyectos, quedan impunes por los intereses inconfesados e inconfesables de la injusta justicia de quienes podrían y deberían ejercerla por imperativo moral y legal. Algo que, tristemente, sigue sucediendo.

Diego Armario, haciendo su brillante presentación bajo la atenta mirada de Javier Martín Domínguez

Retomando otras palabras iniciales de Diego Armario, "Hace muchos años, en Ginebra, acompañado de Héctor Quiroga, el destino o la casualidad o la suerte, aunque también podría haber sido la desgracia, le hizo coincidir con unos personajes peligrosos que son los protagonistas de esta historia. Eran peligrosos, asesinos, vengadores, justicieros y… se fijaron en él (Lucho) para confiarle un secreto [...]".

La hipnótica narración de Lucho
Así sucedió. La fortuita compra del último ejemplar de un periódico fue la "excusa" que desencadenó el primer contacto de nuestro amigo con los dos líderes de Babel, los irrepetibles Dídac y Louis.

Pero no fue hasta el año 1984, con motivo del fallecimiento del recordado colega del periodismo deportivo Héctor Quiroga, cuando Lucho volvió a tener noticia de ambos personajes a través una inesperada llamada de condolencia. A partir de ese momento, se desarrollaron los periódicos contactos que, "in crescendo", tejieron la tela de araña en la que González-Aller se fue viendo envuelto por su sorprendida curiosidad, el carisma de los cinco de Babel y la confianza que le mostraron, después de la presunta, indudable y exhaustiva investigación de que le hicieron objeto.

Y, así, poco a poco, le introdujeron en una historia real cuya credibilidad está avalada por lo insólito e increíble de su contenido. La historia está en la novela "El búnker de Babel", porque Lucho fue elegido y designado para contarla cuando se diesen las condiciones impuestas por aquel grupo... atípico, alegal y amoral. Al margen de todo patrón concebible, pero, al fin, comprensible.

Apasionado interés
¿Por qué aceptó Lucho un encargo de esas peculiares y arriesgadas características? Preguntó uno de los asistentes al acto de presentación. Y la respuesta, tan sincera como sorprendente en alguien como él, fue: "Por miedo. No tuve los "bemoles" de negarme bajo la mirada imperativa de Dídac".  Y, si Lucho se estremeció, cuando le transmitió el acuerdo del grupo, votado favorablemente por mayoría de tres a dos, como todo lo que decidían hacer, es algo a tener muy en cuenta en alguien que no se amilana fácilmente.

El afortunado nombre del grupo surgió en el búnker en el que fueron confinados por el doctor Josef Mengele, cuando Louis definió a los cinco unidos por azaroso destino, un español, un francés, un italiano, un danés y un norteamericano, reunidos por incalificable destino, como: "Tour de Babel de merde!".

En definitiva, una historia que merece ser conocida. El libro es corto, fue uno de los compromisos con los protagonistas, y se hace más corto todavía por la compulsiva necesidad de seguir leyendo que impone su ritmo periodístico y fascinante contenido.

Esta obra podrá gustar o no, pero lo que sí está garantizado es que no deja indiferente... Como sucede con su autor. Ambos, libro y escritor (él dice que no lo es, que sólo es periodista), están preñados de ricos matices para aquellos que sepan y quieran "leer entre líneas".

La audiencia no perdió detalle de la historia de Babel

Todo un acontecimiento que obtuvo su mejor refrendo en el éxito de convocatoria a la presentación que tuvo lugar ayer y hoy comento, abarrotando, con más de un centenar de asistentes, la sala del Club Internacional de Prensa en un resultado sin precedentes; destacando el hecho insólito de que la primera, y no pequeña, distribución en la librería cercana al acto se agotase en un tiempo récord. Algo casi profético por el nombre de la editorial que lo ha publicado: Adaliz, casi homófono de "adalid", un buen calificativo para Lucho.

Firmando libros
Lucho, estuvo al pie del cañón, cumpliendo con temple, amabilidad y franqueza su compromiso, a pesar de una inoportuna y dolorosa lesión en una pierna. A esa molestia, seguro que ahora se añaden las agujetas de su mano que no paró de dedicar y firmar ejemplares a cuantos amigos y admiradores se lo pidieron... y fueron muchos.

Sinceramente, pienso que este libro trasciende lo meramente literario e incluso lo histórico; a pesar de que, como ya he mencionado, aporta sorpresas al respecto.

Mi gratitud personal a este incomparable amigo que me honra con su confianza y cariño. Así, hago mías sus palabras, cuando dice: "Alguna cosa habré hecho bien en la vida para merecer a mis amigos."


Otro día de hermandad inolvidable. Diego Armario, Lucho González-Aller y este nómada. "Todos para uno..."

FRM [16/12/2016]

NOTA FINAL: Para información de todos los interesados, el libro puede adquirirse a través de Internet, en el enlace del editor que lo remite a domicilio, por 15 €, sin gastos de envío, en un plazo máximo de 72 horas. El enlace para pedidos a la editorial es:

http://adaliz-ediciones.com/home/21-el-bunker-de-babel.html

También puede pedirse por teléfono a Adaliz Ediciones en el 954 914 357.

6 comentarios:

  1. tiene una pinta estupenda. ya me lo he comprado y ya te comentaré.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias, Sergi. Lo excepcional fueron el acto y sus consecuencias.

      Eliminar
  3. Sólo que sea de Lucho ya es garantía. Compro. Enhorabuena Lucho!!!!

    ResponderEliminar