El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

martes, 5 de abril de 2016

Las pequeñas cosas

Un recuerdo de hace tres años que se mantiene vivo en mi memoria y sigue haciéndome sonreír.

Aquel día, acababa de volver del pequeño supermercado en el que suelo comprar. Sólo necesitaba una barra de pan... que hacen muy bueno, por cierto. Sucedió así...

Dada mi pertinaz inutilidad para localizar lo que necesito en las góndolas y estanterías, como "soltero" debutante, ya me conocen y reconocen todas las jovencitas que allí trabajan y a las que consulto con frecuencia de torpe pertinaz. Y todas, sin excepción, me han regalado una luminosa sonrisa con su saludo al verme llegar.

Como sólo he comprado una barra de pan, el resto de los clientes que formaban larga larga y cargada cola en la caja de salida, me han dejado "colarme", sonriendo amablemente, dado lo exiguo de mi bagaje.

A la salida, me he tropezado con una señora muy mayor que peleaba con torpeza con su sobrecargado carro y el monedero en una de sus manos. Le he ayudado a llevar el carrito al coche en el que esperaba el anciano marido, cargando el contenido de otras bolsas...

La mirada y sonrisa de ambos, me han dicho más que sus amables palabras de innecesario agradecimiento.

Después he ido a Correos a comprobar si había llegado un libro que espero, recién comprado por Internet... La cartera, se ha desvivido por atenderme... rebuscando por todas partes con una cordial sonrisa. El libro no estaba, pero no me ha importado.

Ahora, al recordarlo, no puedo evitar sentirme feliz y sonreír. Cuesta muy poco, realmente.

Sonríe con la boca, sonríe con la mirada, sonríe con las palabras, sonríe con la voz... hasta cuando hables por teléfono; no se ve, pero se nota.

Moraleja: Si sonríes a la vida, ésta te sonríe a ti. Píntala con una sonrisa.

Muy feliz y sonriente día para todos los que esto lean... con la mano en el corazón y sonriendo.

FRM [27/03/2013]

Pintando sonrisas. Fotomontaje propio sobre "El caballero de la mano en el pecho" del Greco

4 comentarios:

  1. La mano en el corazón y sonriendo. Es un buen consejo, apreciado amigo. La sonrisa siempre nos devuelve a la confianza. Además, es gratis y gratificante ayudándonos a mantener una actitud positiva y a congeniar con los otros. En fin, este detalle tuyo de recordarnos sus beneficios a través de un sencillo acontecimiento, revela la magnitud de un acto así. Abrazos, apreciado Francisco, que tengas un buen día.
    Teo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo Teo. Creo que no concedemos la importancia que merecen a muchas de las pequeñas cosas cotidianas que, con muy poco esfuerzo y menos coste, pueden configurar una vida feliz, relajada y placentera, a uno mismo y a los que nos rodean. Fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Divertidas memorias de un día genial, así de sencillos y hermosos deberían ser todos los días de cada uno, quizás algo más importante cambiaría. Besitos y gracias por tu sonrisa, te dejo la mía.

    ResponderEliminar