El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

lunes, 6 de junio de 2016

Dos palabras

Foto propia, Palacio de Cristal en el Parque del Retiro madrileño

Durante la mayor parte de mi larga vida profesional, me he ganado techo, lecho y sustento con la herramienta de la palabra. Mejor o peor, con mejores o peores palabras, con más o menos retribución y no siempre en relación directa según mi propio criterio.

Sin embargo, ello no ha impedido que, ante ciertas situaciones, no sea capaz de encontrar las que más adecuadamente definirían lo que pienso o siento, en especial lo segundo.

Quizá por ello, siempre he sentido un profundo respeto reverencial a escribir o verbalizar dos palabras cuyo uso considero sagrado, exclusivo y excluyente. Dos palabras cargadas de un significado grandioso cuando se dirigen a otra persona que, sólo si es o percibo como excepcional, considero que se merecen y la hacen merecedora de la inmensa responsabilidad que entraña la gran magia oculta de esa fórmula que no soy capaz de banalizar... Nunca he podido hacerlo.

Por ello, valoro como un acontecimiento grandioso en mi vida sentir la necesidad de expresarlas y llegar a hacerlo con sincera convicción. Tanto como me conmueve, hasta lo más profundo de mi ser, leerlas o escucharlas cuando a mí se dirigen en reciprocidad de respeto y sentimientos... En ese estado de felicidad integral que sólo contiene la cábala de esas dos palabras.

No existe mejor termómetro para medir la temperatura de una relación que la sincera, espontánea y honda expresión de esa fórmula mágica que brota incontenible y hace que el verbo sea más que carne.

Porque, decir "Te quiero" es muy fácil y frecuente. No es exclusivo ni excluyente. Se puede decir y sentir hacia muchas personas y es lo deseable. Se puede combinar con deseo sexual, más o menos repetible, más o menos olvidable...

Pero no hay nada, en nuestros códigos de significados, en lo que representa para mi alma, como dar y recibir un pleno, absoluto, sincero, convencido y soñado:

TE AMO.

FRM [06/06/2016]

2 comentarios:

  1. No no es fácil decir ese convencido, sincero y soñado: "Te amo", al que te refieres, tras llegar a él a través de la intriga y la brillante manera de ir metiéndonos en tema que posees. Ese "Te amo", que no suene banal y redicho, es difícil de pronunciar, al menos para algunos entre los que me encuentro. Quizás por la importancia sublime que le otorgamos, o por nuestras castellanas y sobrias formas de funcionar con los sentimientos. Quién sabe... De todas formas, Francisco, aplaudo este escrito donde me reconozco con facilidad, como en tantos otros escritos tuyos.
    Un abrazo y feliz día.
    Teo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando el verbo se hace más que carne... La palabra se torna liturgia sagrada. Gracias por una identificación que no me extraña, amigo Teo. Abrazos.

      Eliminar