El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

jueves, 16 de junio de 2016

Clandestinidad

La necesidad de clandestinidad, el deseo de ocultarse u ocultar algo ante los demás, es una manifestación del ego convincentemente envuelta para regalo; por supuesto, siempre que estemos ante el caso de personas ajenas al mundo de la delincuencia de cualquier tipo.

El ego en su infinita habilidad la disfraza y justifica la necesidad de clandestinidad como prudencia, discreción, privacidad, respeto a la propia intimidad, independencia... Pero realmente, con mucha frecuencia, está enmascarando los miedos de los que el ego se sirve como eficaz arma que guarda en el subconsciente.

Miedos inconscientes y fruto de la inseguridad, de la falta de convicciones, de las perturbadoras dudas subyacentes; miedos a los demonios del pasado, a los errores vividos como tales, al "qué dirán", a la inestabilidad, al compromiso, a la pérdida de libertad... y miedos, en suma, a todos los riesgos indefinidos pero temidos porque se intuyen fuera de la "zona de confort".

Es lo habitual en todos los hijos de nuestra cultura que nos ha situado como seres humanos que, en el mejor de los casos, tratan de aprender a vivir una experiencia espiritual o lo utilizan como coartada recurrente en comportamientos de bipolaridad patológica. Sólo quienes alcanzan la plena conciencia de que somos seres espirituales teniendo una experiencia humana, se sienten liberados de esa necesidad egolátrica oculta en el subconsciente... Y eso se vive en el silencio ejemplar.

No hay que preocuparse por ello, pero sí ocuparse de ello. Porque es muy aconsejable tomar conciencia y comprender que, cuando el ego utiliza ese tipo de herramientas, persigue el objetivo de perpetuar su poder y, con frecuencia, acaba provocando lo que se temía para justificar su mensaje previo y mantener su supremacía sobre nuestros actos. Por ello, para evitarlo, es muy importante buscar el equilibrio en la coherencia consciente y convencida entre sentimientos, pensamientos y actos... Sin "mentiras piadosas" ni autoengaños envueltos para regalo y lucimiento complaciente con bonitas palabras huecas.

Toda alerta es poca. Porque, como expresó magistralmente Frank Herbert en su recomendable novela "Dune":

"Hay muchas trampas dentro de las trampas".

FRM [16/06/2016]

René Magritte, "Not to be reproduced"

No hay comentarios:

Publicar un comentario