El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

lunes, 27 de junio de 2016

Convivencia con conciencia

"Dama y arlequín". Mi copia facsímil de la obra de Picasso. Óleo, 2002

Es frecuente que algunas personas, en ciertas ocasiones, caigan en la tentación de culpar a una mayor convivencia como la circunstancia indeseable en que se producen grietas en el supuesto amor que la justificaría y hace deseable.

No puedo estar en mayor desacuerdo, aunque los hechos parezcan demostrar lo contrario. Pero, en mi opinión, es una falsa y tendenciosa demostración. No es la convivencia lo que perjudica la relación amorosa. La vida en común es un mero cauce que posibilita la cercanía, el contacto y la máxima comunicación con la persona amada, así como brinda la oportunidad de compartir vivencias y satisfacer deseos recíprocos y coincidentes. Es el mejor vehículo para ese viaje.

No pienso que sea la convivencia lo que perjudica la relación amorosa. La relación causa/efecto es a la inversa; es la relación imperfecta del amor, interferido por los miedos del ego, lo que perjudica y dificulta la convivencia.

Cuando el amor es firme, sólido, convencido y completo, es la mejor vía de crecimiento y enriquecimiento mutuo, así como el baluarte inexpugnable desde el que los miedos siempre son derrotados y el vínculo resurge fortalecido.

FRM [24/06/2016]

No hay comentarios:

Publicar un comentario