El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

viernes, 26 de junio de 2015

El vuelo y el mar

Foto propia, Almerimar

"Tú vuelas, yo estoy en el mar"

Volaba sobre el mar
y su grandeza lo hechizó.
Acariciantes aguas
de azul y verde atracción.

El ir y venir de sus mareas,
brillantes crestas de olas,
como joyas de sirena
con canto cautivador.

Arenas de huellas borradas
con iluminada humedad,
magia hipnótica para soñar,
ceguera de incomprensión.

Con ilusión renovada
y plumas de fe en las alas
voló más cerca, más bajo,
con imprudencia fascinada.

Y el agua lo salpicó,
mojando su plumaje
que el oleaje envolvía,
con amoroso abrazo.

Pero lo que nunca pensó,
sin poderlo imaginar,
es que las alas empapadas
impedirían, entre perlas, volar.

Hoy se encuentra hundido,
perdido en un bosque marino,
de arrecife coralino,
sin luz ni aire para un suspiro.

FRM [25/06/2015]

2 comentarios:

  1. Querido Francisco, te agradezco muchísimo mandarme uno de tus poemas. Uno de éstos entre muchos con los que me has fascinado y sigues haciéndolo. Tus palabras que sí, son del mar suenan y en su son lo son.
    Cada una de ellas compuestas en un orden músico forman para mí una orquesta . Cuando no se puede ni debe hacer más que sólo y tanto que callar, cerrar los ojos, oír, escuchar y sentir. Perdiendose en las notas de un momento. Que si,
    ”magia hipnótica para soñar,
    ceguera de incomprensión.”
    lo eres tú, que sí.
    Fuerte roble, fundido con sus raizes tan adentro y profundamente en la tierra, con sus caidas hojas que tal en invierno tal en otoño se nos dejan ver, que no me permiten olvidar a éste árbol, y que yo misma ni lo puedo ni quiero desarraigar.
    Las palabras las vuelves en la corteza del roble anciano, quizás invisible para los demás, al que siempre puedo volver.
    ”Hoy se encuentra hundido,
    perdido en un bosque marino,
    de arrecife coralino,
    sin luz ni aire para un suspiro.”
    Y este suspiro... el eco del tiempo quasi perdido años atrás.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querida amiga Hanna. Un precioso comentario lleno de sensibilidad que agradezco mucho.

      Eliminar