El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

sábado, 20 de junio de 2015

El deseo de Teseo

Qué pequeño se siente Teseo
ante las largas piernas,
columnas de jade, que guardan
la entrada al templo de Afrodita
entre los satinados capiteles
de los torneados muslos.

No temió enfrentarse al Minotauro
en el laberinto cretense
aferrado al hilo de Ariadna,
y ahora tiembla ante el hipóstilo acceso.
Pero no es de temor su agitación,
es el deseo lo que anuda su estómago.

Su mirada, nublada por el sudor,
recorre la distancia interminable
desde los basamentos hasta la cúspide
del delicado y bello edificio
que guarda culto a la vida y al amor,
proclamado por las cúpulas coronadas
de las curvas de dos senos perfectos.

Palpita su corazón a ritmo de galope
cuando imagina hundir sus dedos entre los cabellos
que brotan sobre las ventanas luminosas
abiertas, rimando con los húmedos labios
como fuente para la sed más insaciable
que reseca la boca del héroe extasiado.

Cierra los ojos Teseo y sueña...
y siente su sueño...
y, con ello, de su deseo se adueña.

FRM [20/06/2015]

"Un lugar inevitable", copia facsímil de la obra de Úrculo, oleo sobre tela, 2003

2 comentarios:

  1. Otro regalo nacido de tu gran artística sensibilidad, querido amigo. Otra pequeña joya que depositas en nuestros sentidos alargándose al sentimiento y gozo de vernos en el arte abrigados. Remueves territorios, los transformas, nos los cedes gentilmente. Hermoso todo ello.
    Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El auténtico regalo es poder compartir con amigos como tú, llenos de sensibilidad, todo eso que se me pasa por la cabeza de vez en cuando y almaceno en este rincón de nómada con vocación de hospitalario. Gracias a ti, Teo.

      Eliminar