El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

sábado, 31 de octubre de 2015

Grutas santificadas

Iglesias y ermitorios rupestres

Si los simpáticos Pedro Picapiedra y Pablo Mármol hubiesen querido cumplir con el precepto de la misa dominical, sin duda habrían frecuentado templos rupestres, similares a los de los Santos Justo y Pastor de Olleros de Pisuerga o el de Santa María de Valverde en el bello valle cántabro de Valderredible, a los pies del Mirador de Valcabado, así como otras muchas iglesias y eremitorios rupestres menos significativos pero muy interesantes que santifican grutas y cuevas, abarrotando la Montaña Palentina y la vecina Cantabria. Tanto Olleros de Pisuerga como Santa María de Valverde, se encuentran a escasos kilómetros de Revilla de Pomar, pequeña pedanía que ha quedado reducido a residencia de veraneantes al ir reduciéndose la actividad agrícola y ganadera de las que quedan escasos vestigios.

Petra, la antigua ciudad rupestre de los nabateos, en Jordania

Como la antigua capital del reino nabateo en Jordania, la ciudad de Petra, estos templos no están “construidos con piedra”, sino excavados y esculpidos en la propia piedra, aprovechando, conformando y adaptando las oquedades naturales de las primitivas cuevas existentes.

La Iglesia de los Santos Justo y Pastor está situada en la pedanía de Olleros dePisuerga, en el municipio de Aguilar de Campoo y está considerado uno de los conjuntos eremíticos más importante de la Península. Se trata de un relevante ejemplo de la arquitectura rupestre del valle del Pisuerga, excavado en un promontorio de piedra arenisca. Asociada a la iglesia, se encuentra una necrópolis con sepulturas antropomórficas y de bañera, así como varios habitáculos en cuevas anexas.

La iglesia rupestre de Santa María de Valverde, en el término municipal de Valderredible (Cantabria), fue declarada Bien de Interés Cultural en 1985. Desde Revilla de Pomar hay que tomar la carretera que va desde Quintanilla de las Torres (Pomar de Valdivia), cerca de Aguilar de Campoo hasta Polientes, capital del municipio de Valderredible.



La iglesia de Santa María de Valverde es la más grande de estas construcciones. Todavía se usa como templo parroquial. En la parte exterior tiene una espadaña de época románica y, como ocurre en otras manifestaciones rupestres del norte peninsular, hay tumbas antromorfas altomedievales excavadas en la roca. En el interior, tiene dos naves, separadas por pilares cuadrados y cubierta parecida a una bóveda de cañón. Parece que pudo tratarse de dos iglesias pareadas, cuyas cabeceras son distintas.

Junto a la iglesia se alza el "Centro de Interpretación de la Arquitectura Rupestre", dependiente del Gobierno Regional de Cantabria.



En definitiva, estamos ante dos joyas curiosísimas y muy interesantes que se engarzan en el numeroso conjunto de eremitorios rupestres menores que rodean Revilla de Pomar, el pequeño pueblo que fue mi hogar durante casi siete años.

Es más que recomendable una visita a todas ellas, disfrutando de un paisaje espléndido y una tranquilidad paradisíaca.

FRM [11/05/2011]

2 comentarios:

  1. Conozco, hemos estado en la de Olleros y en la de Valderredible, hemos estado viendo el cementerio, pero la iglesia estaba cerrada, no la pudimos ver por dentro. La de Olleros me encantó, aparte que un señor nos dio toda una charla sobre ella , mientras íbamos sacando fotos de aquí y de allá. Un lugar muy bello. Gracias por recordarlas. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no dejéis de conocer la otra en alguna de las visitas que hacéis a esas tierras, Karyn. Besos.

      Eliminar