El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

domingo, 10 de mayo de 2015

Él me enseñó

"Lobo" y yo (mi mano)

Contigo aprendí...

A amar con entrega, nobleza y lealtad.
A ser fiel a la amistad.
A darlo todo sin egoísmo.
A ser indiferente ante lo ausente.
A investigar con curiosidad.
A gozar de las pequeñas cosas.
A apartarme de lo dañino.
A rechazar lo inaceptable.
A defender mi territorio y el de los amigos.
A gruñir a lo ingrato para evitar un mal rato.
A mostrar los dientes a las agresiones.
A no morder si no me atacan...

Y a dejarme la sangre, defendiendo lo inviolable.

Nunca te olvidaré mi gran maestro y querido amigo.

FRM [10/05/2015]

2 comentarios:

  1. Fátima Reyes Garcia10 de mayo de 2015, 21:55

    Gran poema para un gran amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco mucho el comentario, Fátima, pero creo que se trata más bien de prosa poética. No pretendía ser un poema, pero sí es cierto que es mi mejor homenaje a un gran amigo. Besos.

      Eliminar