El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

sábado, 21 de noviembre de 2015

La vida ha cambiado

Antaño, besabas a una rana y podía salirte un príncipe desencantado.

Ahora, besas encantada a un príncipe y puede salirte rana.

FRM [21/11/2015]

(Foto de archivo)

12 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Nunca puedo ni quiero eludirlo, forma parte de mí. Pero intento jugar con las palabras con el mejor humor, no exento de complicidad con la inteligencia emocional ajena. Besos, Inmaculada.

      Eliminar
    2. Es muy difícil crear humor con cosas tan reales y lo has conseguido. Pero es triste la cantidad de príncipes que salen rana últimamente...

      Eliminar
    3. Muchas gracias por tu valoración, Rosa. Seguramente es el humor más "negro" posible, pero siempre es mejor sonreír que llorar. No creo que ahora salgan más "ranas" que en otros tiempos, sólo se sabe más...

      Eliminar
  2. Verdaderamente. Sutil pensamiento amigo Francisco, que da idea de esa mirada inteligente a la vida que posees.
    Un abrazo y muy buenos días.

    ResponderEliminar
  3. Una apreciación bienhumorada de las personas que nos decepcionan, querido amigo. Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. En la vida se dan paradojas, y ésta de la rana y el principe o la princedsa es una de ellas.
    Pero más alla de la paradoja, en.la vida existen muchos principes sin trono ni reino, que enturbian los sueños de ser principes o princesas, y hablo.de las princesas y los principes del piñuevlo, de aquellos mileuristas que aún soñando en cuento.de hafas, la vida real, la crisis econmica y este mundo imerso en una relación impersonal desde la; ruptura y el.horror de esos cuentos que empezaron como historias de amor. Rama y proncipe o principe que se convierte en rana... son sólo dos caras de una misma moneda.

    Un abrazo grande amigo Francisco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caramba, amigo Alfredo, me dejas sin palabras ante la profundidad y alcance de tu comentario surgido de lo que sólo pretendía ser una broma, aunque satirice lo decepcionantes que pueden ser algunas personas.
      Pero seguramente tienes razón y son las dos caras de la misma moneda. Fuerte abrazo, amigo.

      Eliminar
  5. jajajajaj, muy bueno, además de ser muy cierto...hay más ranas que príncipes. Besos

    ResponderEliminar