El Rincón del Nómada

El Rincón del Nómada
La libre soledad del ermitaño es el terreno más fértil para que germine y florezca la creatividad. (Foto propia, julio 2014. Isleta del Moro, Almería)

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Un ritual mágico

(Foto de archivo. Jan Saudek)


Repítelo doce veces consecutivas,
pensando en que estaré pensándote.
Mete cada vez una uva en tu boca
e imagina que su textura es la mía.

Siente como explota dentro de ti,
llenándote de su delicioso jugo.
Cierra los ojos y lame tus labios,
encontrarás el sabor de mis besos.

Déjate llevar por el frenesí
de las esperadas campanadas...
Y que con su ritmo te evoquen
mis caricias susurradas.

Repite mentalmente mi nombre
y acabarás de completar el conjuro
que me llevará junto a ti
en cualquier momento del futuro.

FRM [31/12/2014]

En 2015 y siempre

A quien me quiere
A quien me quiso
A quien amo
A quien me ama
A quien amé
A quien me amó
A quien me conoce
A quien cree conocerme
A quien nunca me conocerá
A quien me recuerda
A quien recuerdo
A quien me olvidó
A quien intenta olvidarme
A quien olvidé
A quien agradezco lo recibido
A quien agradece lo que di
A quien piensa que no di nada
A quien me ofendió
A quien ofendí
A quien me respeta
A quien no me respeta
A quien respeto
A quien admiro
A quien me admira
A quien no me admira
A quien ni respeto ni admiro
A quien me aprecia
A quien me desprecia
A quien me odia...

A todos, sin excepción alguna
porque todos me hacéis sentir vivo...

Os deseo salud, paz y felicidad
en un buen rumbo sin riesgos
y con todo lo mejor de lo mejor
para el nuevo año 2015
y... siempre.

FRM [31/12/2014]

Reencontremos y no perdamos el rumbo (Foto de archivo)

martes, 30 de diciembre de 2014

La magia de los bolis

Pintura con bolígrafos. Viro Art Pen

¿Quién de nosotros no ha hecho dibujos con un bolígrafo?

Creo que ni tú ni yo, querido lector, hemos podido sustraernos a la consecuencia de una clase aburrida o al gesto inconsciente de utilizar el boli de turno para plasmar cualquier cosa en forma de dibujitos, más o menos afortunados, mientras pensamos en algo o hablamos distraidamente por teléfono.

Personalmente, recuerdo que mi pupitre del cole fue mudo testigo de muchos de mis dibujos en los que repetía de memoria los aviones, armas y vehículos acorazados que los inolvidables tebeos de "Hazañas Bélicas" habían tatuado en mi retina de la mano maestra de su autor Boixcar.

Hasta aquí, todo entra en lo que podemos considerar normal y habitualmente reiterativo, en casi todo el mundo sin excepciones. Pero, he aquí que, al hablar de excepciones, no hace mucho tiempo que descubrí algo insólito a lo que no podía dar crédito. Ocurrió de manera fortuita y fue una de las más gratas sorpresas entre las muchas que me ha deparado mi presencia en la red social facebook.

En esa feliz ocasión que hoy comparto, descubrí que una mujer encantadora, hoy buena y querida amiga, había elevado el humilde boli al pedestal de las herramientas pictóricas más mágicas y eficientes, logrando crear obras maestras de la pintura, con el simple uso de ese modesto compañero infatigable de apuntes y notas.

Me refiero a Virginia Rodríguez Cañete, que en su página de facebook, Viro Art Pen, demuestra que ha hecho arte del bolígrafo, como reza el justificado subtítulo de su galería virtual en la red.

Nada puede sustituir a las imágenes para demostrar lo que las palabras no alcanzan, especialmente en lo que concierne a las artes plásticas en las que mi amiga es maestra consagrada. Así pues, guardo respetuoso silencio para contemplar boquiabierto, una vez más, las obras que ilustran esta inevitable reseña sobre el admirable trabajo de esta asombrosa artista.

FRM [30/12/2014]

"Vistas y reflejos, a través de una cabina de Montague Street". Pintura con bolígrafos. Viro Art Pen

lunes, 29 de diciembre de 2014

10.000 visitas

Gracias a todos

En este momento me debato entre el estupor, la sorpresa y el más sincero agradecimiento, porque hace un instante el marcador de los amigos que recibe este humilde rincón, ha saltado a los cinco dígitos al cumplirse las primeras 10.000 visitas.

Seguramente, para otros con más méritos y talento, es una bagatela sin relevancia. Pero, para este nómada irredento, se trata de un acontecimiento inesperado e impensable cuando lo inauguré, hace cuatro escasos meses que se cumplirán mañana. Ello representa un promedio de 2.500 visitas mensuales... No salgo de mi asombro.

Mi mayor gratitud para cuantos habéis contribuido a este pequeño milagro, haciéndome el honor de gozar del privilegio de vuestra compañía en este rincón del nómada, siempre abierto a todos los amigos deseosos e interesados por compartir inquietudes conmigo.

Nada como este dato para estimularme en el camino de seguir volcando en este espacio todo lo que pueda aportar, intentando en todo momento que sea lo mejor de mí mismo, aunque no siempre sea de lo mejor ni siquiera para mí mismo.

Sois fantásticos. Gracias, gracias, gracias... Un fuerte abrazo.

FRM [29/12/2014]

(Para los aficionados a la pintura, recuerdo que podéis encontrar amplia información y muestras sobre mi afición a la misma en duplicART. Gracias por visitar mi galería)

Fraternal amigo

Foto propia, Alcalá de Henares

Se lo escribí y dediqué hace más de ocho meses, hoy sigue firmemente anclada en mí la misma convicción y mis mejores deseos. Con mi más sólido sentimiento de amistad sincera y profunda, para mi gran amigo Lucho González Aller.

Fuerte y noble,
sólido amarre firme,
leal amigo.


FRM [15/04/2014]

El mayoral

"El mayoral". Dibujo a tinta china, 1960

Instalado en un presente renovador que se convierte en el futuro inevitable de sucesivos presentes inmediatos, me encuentro deshilvanando las costuras del forro de mi pasado y, entre sus más recónditos pliegues, descubro este precoz homenaje al apellido de mi madre, realizado cuando sólo llevaba poco más de doce años siendo identificado por él.

El mayoral, éste con minúscula, caballero de la dehesa, vigila atento al noble bravo que le observa, mientras el joven becerro alivia su sed.

FRM [17/04/2014]

Sala de espera

Hace poco que he terminado de leer "Sala de espera", el libro póstumo de mi admirado José Luis Sampedro. Cuando lo compré, sólo tenía una ligera idea de su temática y contenido que recordaba vagamente como autobiográfico. Sin embargo, esa obra pequeña por su extensión y grandiosa por su contenido, es mucho más. A medio camino entre la biografía, la reflexión y el ensayo, es principalmente una gran declaración de amor y gratitud, hacia la vida misma y hacia su viuda Olga Lucas.

En "Sala de espera" hay tres partes bien definidas y diferenciadas. En la primera "Los Ríos", recurre a la metáfora manriqueña para asimilar su recorrido vital y el de su esposa a dos ríos que recorriendo cauces muy diferentes, acaban confluyendo y fundiendo sus aguas. En la segunda, que da título al libro, emerge el más puro humanista que enarbola su honda preocupación y estupor por las tragedias y degradación moral de nuestros días. La tercera es una curiosidad para sus más fervientes seguidores, entre los que me encuentro; se trata de una serie de apéndices que incluyen cartas, notas manuscritas y fotografías personales.

En definitiva, estamos ante la evidencia palpable y legible de lo que él mismo expresó con su sencillez y brillantez habituales: “La muerte me lleva de la mano, pero se está portando bien porque me está dejando pensar”.

Y, para que no quede duda alguna de ello, ahí está "Sala de espera" que constituye una prueba más, la última, de su compromiso como modelo de hombre íntegro.

Por supuesto, recomiendo su lectura y relectura. Es una pequeña joya que me ha evocado el obituario que escribí al conocer la pérdida irreparable de su fallecimiento, el 9 de abril de 2013.

Para cuantos visitantes de este rincón que no tuvieron ocasión de leerlas entonces, traigo hoy aquí aquellas palabras que me dictó el corazón, en su homenaje y memoria entrañable.


José Luis Sampedro

Querido, respetado, y, sobre todo, admirado Sr. Sampedro, ahora eterno vivo desencarnado que dibujas en mi rostro una sonrisa etrusca, mientras recuerdo aquel tiempo en que me convertiste en amante lesbiano de una vieja sirena.

Hoy navegas para siempre, dejándonos la cálida sombra de un drago en cuya senda grabaste el testimonio inequívoco de que ciencias, letras y humanidades sólo alcanzan la perfección cuando se hermanan lúcida e inseparablemente.

Casi centenario, mientras la tierra gira y fluyendo con el río que nos lleva, has llegado a tu real sitio, sin esperar a octubre, octubre... (*)

Hoy, querido José Luis, despido tu cuerpo para conservar tu alma encuadernada y lo hago con tu Credo personal convertido en oración que comparto y compartiré como himno vital, hasta que llegue mi hora y te pida que me cuentes tus bellas historias entre las nubes.

Hasta siempre. Un agradecido abrazo.

"Creo en la Vida Madre todopoderosa
Creadora de los cielos y de la Tierra.
Creo en el Hombre, su avanzado Hijo
concebido en ardiente evolución,
progresando a pesar de los Pilatos
e inventores de dogmas represores
para oprimir la Vida y sepultarla.

Pero la Vida siempre resucita
y el Hombre sigue en marcha
hacia el mañana.

Creo en los horizontes del espíritu
que es la energía cósmica del mundo.
Creo en la Humanidad siempre ascendente.
Creo en la vida perdurable.

Amén. J.L.S."


(*) Para cuantos no conozcan la bibliografía de José Luis Sampedro, considero obligado mencionar que el texto del obituario está compuesto con títulos de sus obras.

FRM [29/12/2014]

domingo, 28 de diciembre de 2014

Como setas

Aprender a relacionarse con los demás es tan complejo como llegar a ser un experto en micología. Los contactos y amistades brotan como setas a lo largo de la existencia y, como los hongos, se propagan con extrema facilidad en determinadas circunstancias medioambientales favorecedoras.

Hay que haber adquirido mucha experiencia, y padecido alguna que otra intoxicación, para llegar a discernir entre las variedades saludables que incluyen las más nutritivas, sabrosas y exquisitas de las que son portadoras de peligrosas y dañinas toxinas. Incluso, como sucede con la "Amanita muscaria", algunas son muy bellas, seductoras y atractivas, con la facultad de producir enteógenos efectos de alteración de la conciencia en dosis moderadas, aunque pueden llegar a matar si la ingesta es superior.

Por fortuna, para los menos avezados, siempre está el humilde champiñón con el que no se corre riesgo alguno. Con las demás, toda prudencia es poca... hasta que se conocen bien.

FRM [28/12/2014]

Foto propia, de compras en el mercadillo

El amor de tu vida

Foto propia

No pierdas el tiempo ni la energía en el anhelo de perseguir o esperar el gran amor de tu vida. Disfruta del amor que te dé vida en cada gran instante de tu existencia.

FRM [28/12/2014]

Manipulaciones

(Foto de archivo)


Se encuentran. Se exploran. Se reconocen.
Se resisten. Se contraponen. Se vacían.
Se llenan. Se acarician. Se hablan.
Se callan. Se dicen. Se entregan.
Se invierten. Se enredan. Se funden.
Se separan. Se exprimen. Se necesitan.
Se estrujan. Se apasionan. Se comunican.
Se modifican. Se relacionan. Se mezclan.
Se serenan y resurgen nuevas...
Son otras, más plenas.

FRM [27/12/2014]

sábado, 27 de diciembre de 2014

Recuerda el calor

Cuando sientas tristeza por el cielo oscuro. Cuando sientas frío y nostalgia. Cuando la humedad de la lluvia te empape... Cierra los ojos y recuerda que...

Con el calor
las flores en el campo
al sol imitan.

FRM [09/02/2014]

Foto propia

Regresa el Sol

Foto propia, desde mi ventana


Cabalgando sobre luz voy a tu encuentro
y con ella te abrazo y envuelvo.

No importa la distancia ni el tiempo
mi esencia se disuelve y te busco.
Vuelo en la noche oscura cada día
para llevarte la luz de mi energía.

Tú conoces bien su presencia
y has vivido su eficacia.
Cuando se imponen el amor y la vida,
se alejan dolores, miserias y desgracias.

Pues es el alma quien lo siente
aunque el cuerpo esté ausente.
Y no hay catapulta más poderosa
que la fuerza de esa luz hermosa.

Cuando tú me dices: "ven",
yo musito: "Hon Sha Ze Sho Nen"...

(Recordando el REIKI a distancia, a cuya fuerza benefactora agradezco haber podido ayudar a personas muy queridas que lo necesitaban, como mi más que amiga Pilar)

FRM [24/12/2013]

viernes, 26 de diciembre de 2014

Ojos de cristal

A los miembros de la red social facebook, dedico este "haiku".

Muchas ventanas,
mas, en algunos muros,
ojos silentes.

FRM (19/10/2013, revisado)

Foto propia

jueves, 25 de diciembre de 2014

La "Humanísima Dualidad"

Foto propia. El pequeño tesoro de mi "Biblioteca Pulga"


En mi presente, no tengo pudor ni reparo alguno en admitir que de pequeño fui lo que podría considerarse un niño "rarito", fruto de una profunda timidez que se alimentaba de los placeres solitarios y sedentarios del dibujo y la insaciable lectura precoz.

Ello me aportó una impecable imagen ante mis padres y profesores, ya que no daba ninguna guerra, al estar siempre absorto en una de mis dos actividades favoritas y sacaba unas notas que han hecho que mis hijas me considerasen como un marciano al ver mis cartillas y libretas de calificaciones que atesoró mi madre en vida y aún conservo como reliquias, entre satisfactorias y casi vergonzantes por recordar al "repelente niño Vicente".

Adelantándome a lo que pensará algún lector de estas reflexiones, acepto de antemano que ahora soy un adulto igual de "rarito" que ha aprendido un poco a disimular su ancestral timidez genética gracias a una cierta seguridad, adquirida por medio del hábito adictivo de la lectura que, como es sabido, es condición necesaria, aunque nunca suficiente.

Lo antepuesto se justifica porque en los años 50 del siglo pasado, existía una maravillosa colección de libritos, publicados por Ediciones G. P. de Barcelona, bajo el sello genérico de Pequeños Grandes Libros de la ENCICLOPEDIA PULGA. Lo de "grandes" definía con todo rigor a la selección de autores y obras. En cuanto al calificativo de "pequeños", aludía a su minúsculo formato de 10x7,5 cm, casi como un paquete de cigarrillos.

No menos pequeño era su precio, barato incluso para la época, puesto que oscilaba entre 1,50 ptas. (0,009 €), hasta el más caro, en tapa dura, por 10,00 ptas. (0,06 €), pasando por 5,00 y 8,00 ptas. (0,03 y 0,048 €), según el número páginas y consecuente grosor del volumen.

Este alarde editorial se vio superado en asequibilidad por otro editor avispado, S.A.E.G.E. que trató de competir, inútilmente por cierto, en ese nicho de mercado con su propia colección, llamada BIBLIOTECA PÍLDORA, con un formato aún más pequeño (8,5x6 cm) y al precio redondo de 1,00 ptas. (0,006 €). Aunque, por lo que recuerdo y conservo, con un menor fondo editorial clásico y más enfocado a la publicación de biografías de personajes históricos. No me acuerdo si tuve más, pero, a los años y mudanzas, sólo han sobrevivido cuatro títulos que conservo en mi poder: Mata Hari, Mademoiselle Doctor, Isaac Peral y Rasputín.

Todas estas joyas las vendían las "piperas", maravillosas especímenes del ecuador del siglo pasado. Estas encantadoras señoras mayores, casi ancianas hadas madrinas, hace tiempo que se extinguieron, desapareciendo de las calles y parques de Madrid, igual que las tradicionales castañeras y las que vigilaban la puerta del lavabo de señoras en bares y restaurantes. Lamentablemente, no tuvieron relevo generacional.

Pues bien, en aquellas cestas casi mágicas que se ofrecían a nuestros embelesados ojos infantiles, se mezclaban, en placentera orgía de color, sabor y saber, golosinas y chucherías de toda índole; desde caramelos, chicles y gominolas, hasta regaliz y "paloluz", pasando por los sobrecitos de picante "sidral",  las insólitas pastillas de "leche de burra" y los históricos cigarrillos de anís, elemento esencial que compartía la sombra del bigote incipiente para el ancestral rito de paso a la adolescencia. Allí, en aquel cuidado contenedor de mimbre con impolutas puntillas, convivían todas las sabrosas delicias con el tabaco para adultos que se podía comprar por cigarrillos sueltos, los librillos de papel de fumar y las imprescindibles cerillas que podían usarse también para los ruidosos petardos, sus vecinos que competían en la cesta con los escandalosos "garbanzos" que explotaban sólo por impacto a los pies de las chicas a las que queríamos llamar la atención en un burdo despertar a la sexualidad. Y, entremedias, anacrónicos, pero perfectamente aceptados, se encontraban los queridos libritos antes mencionados.

Ni qué decir tiene que este "rarito" que hoy se confiesa, invertía en ellos hasta el último céntimo de sus pagas semanales y propinas varias, dejando de lado los placeres degustables de las "chuches", si el presupuesto no daba para todo... que no daba. Las prioridades estaban claras en mis pasiones infantiles...

A estas alturas del relato autobiográfico, releo lo escrito y me percato de que alguien puede preguntarse con razón: "¿Y qué tiene que ver todo esto con el título de la historia?"

Pues, mucho. Aunque seguramente me he dejado arrastrar por mi romanticismo crónico e incurable y el recuerdo nostálgico y entrañable de una época de mi vida que me ha marcado hasta hoy. No descarto, como causa complementaria, mi bisoñez de aprendiz de narrador que conduce a un soliloquio, posiblemente alejado del interés del posible lector y del tema central que pensaba abordar en su inicio. Mis disculpas por ello, pero es lo que hay.

La cuestión es que, gracias a los citados libritos, pude descubrir, disfrutar y aprender de las historias de autores tan heterogénos y fundamentales como: Homero, Dostoyewski, Fernández Florez, Bécquer, Wilde, Pemán, Delibes, Tirso de Molina, González Ruano, Valle Inclán, Jardiel Poncela, Cervantes, Cicerón, Malory, Walter Scott, du Mourier, Lewis Wallace, Verne, London, Gogol, Melville, Dickens, Quintin Durward, Defoe, Allan Poe, Conrad... Y otros muchos, menos conocidos pero no menos enriquecedores.

Intencionadamente, he omitido en la enumeración anterior a uno de mis autores favoritos y estrechamente vinculado a la idea que ha dado origen a este relato, quizá ya demasiado extenso. Se trata del gran Robert Louis Stevenson.

Muchos son los títulos que he leído, y vivido imaginariamente, de la obra de ese maestro eterno, pero recuerdo la intensa huella indeleble que me produjo, en aquel lejano tiempo, el brillante estudio psicológico contenido en su terrorífica novela "EL EXTRAÑO CASO DEL DOCTOR JEKYLL Y MR. HYDE".

Es evidente que, en aquellos tiernos años de mi vida, no estaba preparado para profundizar intelectualmente en el alcance del mensaje de esa novela que he releído innumerables veces y de la que acumulo ediciones diferentes y posteriores a la de la Biblioteca Pulga. Pero lo que sí recuerdo es que, ante el misterio insondable del dogma de la "Santísima Trinidad", se me mostró con meridiana claridad para la mente infantil la evidencia comprensible de la "Humanísima Dualidad" que hoy me ha traído a peregrinar por este largo recorrido retrospectivo entre los vericuetos de mi precoz afición a la lectura que, hasta hoy, permanece viva e insaciable.

Creo que la terrible dualidad que Stevenson presentó magistralmente con el dramático conflicto entre el Dr. Jekyll y Mr. Hyde, sólo se ha expuesto en el ámbito de la ficción con igual fuerza y nítida claridad en la saga fílmica "La Guerra de las Galaxias" de George Lucas. La conocida parábola de la eterna lucha de poderes entre el fuerte y seductor "Lado oscuro de la Fuerza" contrapuesto al "Lado luminoso de los Jedi".

Y es que ambas naturalezas anidan en el interior de cada ser humano. Ángeles y demonios permanecen agazapados en el corazón de todos y cada uno de nosotros, en una lucha sorda y sin cuartel, en la que, en primera instancia, parece que tiene más fácil la victoria el "lado oscuro", no por ser más fuerte, sino porque resulta más rápido, fácil y seductor, aunque sus victorias dejen un sabor amargo en la conciencia y náuseas avergonzadas en el corazón... y ojalá siempre sea así. Porque, si aún se sienten esas acres e ingratas sensaciones ante ciertas "victorias", todavía cabe la esperanza de un reencuentro con lo mejor de nuestras capacidades.

La batalla no es con otros, está dentro de cada cual y en esa intimidad  interior hay que librarla, sin ceder al placer inmediato del señuelo de falsos y dañinos éxitos o triunfos externos que nos alejan de nosotros mismos.

No es una guerra breve ni fácil. Pero, por mi parte, espero y deseo no rendirme nunca.

¡Que la Fuerza nos acompañe a todos en 2015!

FRM [25/12/2014]

(Dedicado con amor y contrición a cuantos he podido dañar con la fuerza del poder de mi lado oscuro. Perdonadme)

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Escucha las voces

(Imagen de archivo)

Como la mies se apura con las hoces
debe beberse la copa hasta las heces,
abandonar para siempre las memeces
repetidas muchas, demasiadas veces.

Dejar de sentir estrecheces
instalado en tus treces,
volver a sentir que amaneces
sin mirar por qué desfalleces.

Ahora sientes que enloqueces,
pero, queriendo, reverdeces,
si el alma no desabasteces
y los sabios consejos obedeces.

Eleva, pues, tus preces
porque no hay en el mundo jueces
que puedan indultar con creces
aquello de lo que careces.

Y, si por otro padeces,
no te engañes, son dobleces.
Sólo por ti pereces,
mientras te autocompadeces.

No creas, pues, que feneces
ya que un crío pareces
y con tus estupideces
los sentidos ensordeces.

Aprende y deja las cutreces
para, liberado de sandeces,
poder jugar si lo apeteces
en otros muchos ajedreces.

Olvida palabras soeces,
no sientas que te enmoheces
ni te instales en ñoñeces,
sólo demuestra lo que eres y ofreces.

Porque, si te adormeces,
tendrás lo que mereces
mientras bien no finalices
todo lo que empieces.

FRM [05/05/2013]

Errores y tesoro

Todos podemos cometer errores. La imperfección es patrimonio de lo humano. Lo hacemos muchas veces, la mayoría de forma inconsciente. Sin embargo, son un importante camino de aprendizaje vital, si tomamos conciencia y los transformamos en saludables experiencias enriquecedoras.

Pero, si se perpetúa el sentimiento de culpa, los errores se convierten en un lastre de sufrimiento enfermizo que consume y daña más con cada día que pasa.

Por ello, si se llega a encontrar la compañía de una persona que no lo reproche periódicamente, desde el perverso, nocivo e imborrable recordatorio constante... se trata del hallazgo de un tesoro único que hay que conservar toda la vida.

FRM [24/12/2014]

"Enamorados con la luna". Chagall

Mundo de espejos

En muchas ocasiones, he pensado que los demás eran el espejo en el que mi yo más auténtico se reflejaba, permitiéndome contemplar mi propia imagen.

Hoy me he dado cuenta de que probablemente es justo al contrario, el espejo soy yo. Son los demás los que se ven reflejados en mí y, de ahí, que sea visto de tantas, diversas y tan diferentes formas. Lo que, sin duda, ven en mí es a ellos mismos.

Ahora sólo me falta encontrar un espejo para espejos... Aunque intuyo que sólo mostrará el reflejo de otro reflejo en un mundo especular, lleno de espejismos de infinita ilusión, tanto como de oportunidades para aumentar el conocimiento más profundo sobre nosotros mismos.

FRM [24/12/2014]

François Schuiten, "The Mirror" (1985)

martes, 23 de diciembre de 2014

Dime si existes

Gabriel Celaya, premio nacional de las letras españolas, 1986. (Foto de archivo)

En su última etapa, la de lírica de cámara, Gabriel Celaya escrutó la realidad como un campo de ondulaciones, entendiendo el poema como un campo magnético percibido desde los elementos mínimos del texto. Una conexión entre poema y lector en un plano suprasensorial del espíritu. El mismo Celaya lo explicaba así:

"Ni lenguaje mítico-analógico ni lenguaje social, sino un tercer lenguaje, basado en el ritmo que pone en nuestro ser inorgánico con la pulsación del cosmos inorgánico."

Personalmente lo he sentido en muchas ocasiones, gracias a los excelentes poetas y poetisas que me honran con su amistad en la red social facebook y me hacen vibrar en ese plano esencial de las emociones con alguna de sus obras. La que transcribo a continuación del propio Gabriel Celaya es un buen ejemplo de ello en mi experiencia personal. En éste, como en todos, creo, el objeto del poema depende del sujeto que lo lea, al margen de lo que sintiese Celaya cuando lo escribió.

Indecisa y cambiante, ¿eres amor o muerte?
¡Ay, ven, Amparo-Ezbá, que te estoy esperando!
Es la palpitación de origen quien podría
acogerte, y besarte, y ofrecerte un refugio
caliente de jazz-hot y trances convulsivos
como, cuando bailando, se pierde la conciencia.
Ven tú, amorosa, ven como la noche crece,
deseo sin objeto, tú que eres el no-objeto
y el placer imposible que en el límite busca
infinitudes ciegas. ¡Ay, no-tú, Ezbá, no-sí,
sí, ven, Ezbá, indecisa, transparente, inasible,
temblorosa de luces, soñadora, engañosa,
tú, tejido del iris, centelleo, sonrisa
hasta mi dulce llanto y a esos gritos salvajes
que no son el amor, o sí son, o al no ser
te llaman desde el centro del tornasol nocturno,
tiránica, traviesa, fascinante, escapada,
y niña, y absorbente como un vórtice suave,
y riendo, riendo, mortal como un pecado
que no existe mas haces con tu burla que exista,
tan cruel, encantadora, pasajera, incitante,
que líquida, impalpable, movimiento sin móvil,
descubres, deshuesada, la santa realidad!
Entonces flota el mundo casi feliz, dudoso,
y el recuerdo anochece lentísimo en la brisa.
Y tú, nunca creída, y tú, siempre sabida,
te ofreces para nada, te niegas para más,
como un antiguo ensalmo y un susurro al oído,
cuando ya todo duerme, y tú casi nos hablas,
o nos cantas, nos rezas, entonteces con nanas.
¡Oh tú, dime quién eres! ¡Oh
Ezbá, dime si existes!

Gabriel Celaya



FRM [15/04/2013]

Como siempre

Metáfora pagana. Creación propia

Como en todas las noches del año, deseo que la del 24 de diciembre sea para todos una buena noche en la mejor compañía, muy feliz y placentera. Salud y amor.

FRM [23/12/2014]

lunes, 22 de diciembre de 2014

El "Emocionalismo"

Un estilo artístico con sello propio

Hace unos meses se me planteaba una difícil e inesperada cuestión: "¿Cómo definirías mi estilo de pintura?".

La pregunta entrañaba una doble complejidad. En primer lugar porque quien me la formulaba estaba dando por supuesto, de forma implícita, mi capacidad, conocimientos y formación suficientes para aproximarme a la respuesta, lo que es mucho suponer en un simple aficionado enamorado de la pintura.

Y, en segundo y no menos importante y limitador, la pintora y escritora autora de la pregunta es una persona muy querida, admirada y respetada por mí, lo que dificulta el distanciamiento necesario para tratar de objetivar una mirada crítica que pudiese aproximarme a tan ambiciosa respuesta. Se trata de la artista Ángeles Córdoba Tordesillas, conocida como Ángel C. T. y que expone una significativa muestra de su obra en la página de facebook Arte-Ángel.

Admito que, durante algún tiempo, barajé las posibilidades que conozco con escasos resultados satisfactorios. Me sentía desconcertado y, en cierto modo, incapaz de lograrlo.

Paisaje estival (Ángel.C.T.)
Es cierto que en su obra me parecía encontrar claras referencias de impresionismo, pero se fundía con la abstracción para, acto seguido, desembocar en un cierto surrealismo... En su trabajo, no era difícil hallar posibles influencias inconscientes o rastros involuntarios de Chagall, Modigliani, Kandinsky, Picasso, Klee, Matisse... incluso de Dix y Baselitz.

¿Por qué? Porque tiene algo muy difícil de definir, imposible de encasillar en alguna de las manidas etiquetas conocidas... su propio estilo. Un estilo que brota imparable con un caudal torrencial cargado de ingenuidad y profundidad conceptual, con una técnica libre y depurada de pincelada suelta e hiperexpresiva que revaloriza la dificultad intrínseca de la acuarela, su técnica de expresión más frecuente, al menos en la mayoría de la obra que conozco.

Mujer (Ángel C.T.)
Es muy posible que en el caso de Ángel se dé una circunstancia que determina las características personales de su especial estilo. Esta artista tiene una enfermedad visual degenerativa que, con constancia, tenacidad y excelente actitud, ha convertido, haciendo de la necesidad virtud, en un sello diferencial; tal y como ha sucedido en el caso de otros pintores de ayer que hoy son maestros reconocidos, gracias a los estilos diferentes que, en su momento, desarrollaron a partir de problemas equivalentes.

Dejando de lado los indudables méritos y admirable fuerza de voluntad que demuestra Ángeles Córdoba Tordesillas, es probable que su forma de pintar esté muy determinada por la mencionada deficiencia progresiva en su visión que ella define, bienhumoradamente, como de "medio ojo", haciendo imposible citarlo como un "problema que padece", y que le ha dado la clave para su referencia constante a las pinturas hechas por ella con "sus gafitas", como siempre menciona en su blog "desde mi nube y con gafitas".

No hay que ser crítico, ni entender de pintura, condiciones que, como ya he dicho, yo no reúno como simple aficionado. Sólo hay que sentir emociones. Y de esa facultad de hacer sentir emociones, la emocional obra de este Ángel está sobrada.

Beso (Ángel C.T.)
Y ahí encontré la clave para la respuesta a la pregunta pendiente. En esas emociones que Ángel sabe plasmar y transmitir a todo el que contempla sus obras y así lo manifiesta. Entonces brotó como un relámpago de lucidez cuando ya había olvidado la tarea de buscar la respuesta a la pregunta que originó la reflexión que aquí resumo hoy, cumpliendo mi compromiso antes de que finalice este año.

En mi humilde opinión, el personal estilo de esta especial pintora merece ser llamado "EMOCIONALISMO".

Lo que podemos definir literalmente como:
El cultivo de un estado emocional de la mente con tendencia a considerar las cosas de una manera emotiva y transmitirlas para que el receptor lo contemple y procese de la misma forma.

Si no estoy mal informado, tal denominación sólo ha sido aplicada a ciertas escuelas o tendencias filosóficas. Estamos, por tanto, ante el nacimiento de un fenómeno que ojalá algún día haga fortuna e historia como el resto de "ismos" de la pintura, pues algunos habremos tenido el inmenso privilegio, en el pasado, de asistir a su nacimiento y gozar de la amistad de su creadora.

Y puede que no sea objetivo... porque, como he dicho, también admiro y aprecio mucho a la inmensa persona que incuba a la gran artista que lleva dentro... aunque no siempre estemos de acuerdo en todo, por supuesto.


FRM [22/12/2014]

No dependamos

No sucumbamos al chantaje emocional. No nos dejemos manipular. No entreguemos a otro el poder sobre nosotros mismo.

"Definitivamente nadie puede decidir por nosotros. Nadie puede obligarnos a sentir o a hacer algo que no queremos, tenemos que vivir en libertad. No podemos estar donde no nos necesiten ni donde no quieran nuestra compañía."

Viktor Frankl
Neurólogo, psiquiatra, superviviente del holocausto nazi y fundador de la Logoterapia.

(Foto de archivo)

domingo, 21 de diciembre de 2014

Nuevo significado para símbolos de siempre

Foto propia, Puerta del Sol en Madrid

Una de las cosas que nos diferencian de los animales es la capacidad de crear símbolos e, incluso, creer en el significado que les atribuimos.

La instantánea que ilustra esta entrada de mi rincón está llena de ellos. La torre del edificio que, durante cuarenta sórdidos años coronó los calabozos símbolo de la más cruel y ciega represión. El reloj con la esfera dorada cuyo descenso ha marcado y significado el final de muchos años para millones de españoles. El logotipo de la lotería que tantas esperanzas y frustraciones representa. El ortopédico "árbol", símbolo pagano adoptado para la Navidad cristiana, construido con la repetición del diseño lotero...

Bien. Ahí están y estarán, pero para mí esta imagen tiene un significado nuevo, diferente y mucho más valioso, desde hace poco más de un año.

En mi corazón y en mi memoria, la imagen que recientemente he capturado con la cámara, representa un nuevo código emocional infinitamente más valioso. Es el símbolo de la amistad, del deseado encuentro, de la cita gratificante, de los besos y abrazos que, nacidos de lo más profundos y sinceros sentimientos, ratificaron y sellaron los lazos entre seres humanos que comparten valores, afectos y aficiones. En definitiva... que se quieren de verdad, más allá del tiempo y el espacio.

Mi gratitud y lealtad para los amigos que han hecho posible que los tópicos simbólicos iniciales hayan adquirido para mí un nuevo y más importante valor.

Os quiero, amigos.

FRM [20/12/2014]

El Café Gijón

Este nómada saliendo del mítico Café Gijón

Hay lugares que rezuman algo especial. Algo que impregna las paredes y permanece incrustado en la reververación luminosa de sus lámparas. Algo difícilmente definible y condensado en cuadros, antiguas noticias enmarcadas, columnas que sujetan firmemente un pasado incomparable y abarrotado de inteligencia, talento, arte, creatividad y anécdotas de tertulias infinitas y genios eternos.

Ya van quedando pocos lugares así. Enclaves venerables a los que la tradición convierte en monumentos de cultura esculpidos con los recuerdos de mil y un nombres ilustres que se amontonan sobre la piel satinada de las mesas, como sabrosas energías sutiles de quienes conservan y cultivan el paladar refinado para generarlas, percibirlas y degustarlas.

Uno de esos indefinibles sitios es el madrileño Café Gijón que alberga literatura y poesía desde hace más de 126 años. Fue fundado el 15 de mayo del año 1888 por un asturiano afincado en la capital llamado Gumersindo Gómez (algunas fuentes lo mencionan como Gumersindo García). El Gran Café Gijón, a pesar de sus modestos comienzos a finales del siglo XIX, pronto se convirtió, tras la guerra civil española, en un famoso lugar de tertulia literaria y reunión de intelectuales y artistas de la época del régimen de Franco, y la transición española. Su ambiente en la posguerra fue magistralmente retratado por Mario Camús en la película "La Colmena", basada en la excelente novela de Camilo José Cela del mismo título.

En el local se celebra cada año el premio literario que lleva su nombre. Al cumplir su centenario, a finales del siglo XX, queda como testigo de una época de florecimiento de los centros de tertulia en Madrid. Se trata de uno de los pocos cafés de este carácter y raigambre que sobreviven en el Madrid heterogéneo del siglo XXI.

De sobremesa
Para quienes no pertenecemos al selecto grupo de los contertulios habituales, es un lugar de peregrinación periódica, cual Meca inspiradora, al que nos dirigimos para sumergirnos en su mágica atmósfera, esperando que alguna musa residente se nos acerque para compartir en creativa coyunda la sábana del papel en blanco. O, al menos, para renovar ese "algo", esa comezón irreprimible, que nos conduce después a la Cuesta de Moyano o al Callejón de San Ginés para rebuscar, entre la fragancia del papel con aroma a edad, aquel libro antiguo, incluso viejo, que allí nos espera.

También puede depararnos gratas sorpresas ese glorioso templo legendario de las letras, el arte y la cultura, como en la última vez que estuve comiendo allí y coincidí de manera fortuita con mi antiguo profesor y siempre maestro, Amando de Miguel, así como con el eterno y disecado galán, el actor Arturo Fernández, alias"Chatín", luciendo su impecable palmito de terno y cuerpo siempre como recién estrenados.

FRM [18/12/2014]

Nunca solo

Con libros, pluma y pincel,
nunca solo te has de ver.

FRM [21/03/2014]

(Foto de archivo)

viernes, 19 de diciembre de 2014

Sexperiencia doméstica

"Escena erótica" o "Sexo oral", óleo de Pablo Picasso

Al principio la nueva criada se había mostrado esquiva cuando me acercaba más de lo razonable, atraído por el aroma a real hembra y jabón barato que despedía y fascinado por las grandes tetas que, descaradamente sueltas, se bamboleaban bajo la fina tela del uniforme sin poder disimular su turgencia ni los gruesos pezones. Reconozco que yo parecía más aniñado de lo que realmente determinaba mi edad, por lo que mi comportamiento de la, cada vez más descarada, búsqueda de contactos con pecho y nalgas fue inicialmente ignorado sin concederle demasiada importancia y desconcertante, cuando llegó a ser muy evidente; en cualquier caso, en absoluto pareció desagradarle...

Poco a poco, mi atrevimiento crecía en la misma proporción en que su pudor y recato mermaban hasta extinguirse. Ya no se apartaba cuando metía la mano bajo su falda, sorprendiéndola por detrás mientras colgaba unas cortinas o arrimándole con fuerza mi pene erecto contra la separación de las nalgas a la vez que sumergía mi mano inquisitiva en su escote mientras planchaba...

Eran momentos fugaces, siempre con el temor de ser sorprendidos por mi madre. Y las consecuencias no pasaban de furiosas masturbaciones que desahogan la tensión de mis testículos.

Por fin, una tarde en que mi madre había salido de tiendas con unas amigas, nos quedamos solos en la casa. No cruzamos una palabra. Fuimos directos a mi dormitorio y nos besamos furiosamente al tiempo que la desnudaba y notaba la chorreante humedad de su entrepierna. Yo era la primera vez que lo hacía y me resultó extraño el sabor de su lengua en mi boca... Pero mi aparato respondió como si tuviera vida propia pugnando por arrancar los botones de la bragueta que ella, al apercibirse, comenzó a desabrochar con gran desenvoltura.

Me empujó con dulzura hacia la almohada y, sin terminar de desvestirme, se aferró a mi excitado y húmedo miembro para introducirlo en su boca con la glotonería con que yo devoraba los deliciosos helados de nata y chocolate...

Chupó, lamió, succionó... mientras que una de sus manos acompañaba a sus labios en el incesante recorrido y la otra la ocupaba en movimientos rítmicamente similares en la penumbra de su velluda entrepierna...

No puedo explicar lo que sentí cuando ambos estallamos en el goce del orgasmo compartido y ella, entre convulsiones y estremecimientos, tragó y sorbió cada gota de mi jugo extraída, lamiendo todos los restos hasta dejarme limpio y completamente vacío.

La intensidad de mi placer, se mezcló con la sorpresa de contemplar el resultado del suyo... y el pánico angustiado cuando mi madre irrumpió en la habitación, mirando la escena con asombro mezcla de ira y estupefacción.


FRM [19/12/2012]
(Inspirado por el cuadro "Escena erótica" de Pablo Picasso)

Luz fugaz

Hay sueños luminosos y fugaces, como relámpagos sentidos.
Tan intensos que parecen haber sido vividos,
aunque, en un mundo de poesía, bien cabe lo fingido.
Son bellos, sean como sean... o hayan sido.

FRM [16/04/2014]

(Foto de archivo)

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Llueve tristeza

Sobre los cuerpos,
la lluvia de tristeza
reseca el alma.

FRM [17/12/2014]

(Foto de archivo)

Raíces muertas

Pasamos media vida en eso de echar raíces;
encontrar firmeza, crecer y ser felices.
Resistiendo vientos, tormentas de deslices
y cuanto, en sus ocultos nudos, deja cicatrices.

Hasta que llega un mal día
en que del suelo son arrancadas
porque, en su afán de dar vida,
ya no son valoradas.

Pobre árbol viejo que no interesa,
recio tronco que ya no embelesa,
aunque sus ramas aún cobijarían
a quien valorase su acogedora umbría.

FRM [06/05/2014]

Foto propia, paseando bajo mi ventana

Sensaciones

Foto propia, desde mi ventana

Momentos de silencio. Sinfonía de luz y color... No hay palabras, sólo sensaciones.

FRM [16/12/2014]

Ángel de piedra

Foto propia, de mis paseos.

Ángel de piedra
frío centinela del silencio
desde tu pedestal
de inmóvil ausencia
y extraña esencia.

Ángel alado
con infinitas plumas,
sobrevuelas las miserias ajenas
del pretérito imperfecto
por los restos conjugado.

Ángel guardián
que callado y quieto vuelas
con la rigidez de tus alas
y, sin suspender tu presencia,
enarbolas tu elevada altura.

Ángel custodio
de las cenizas yertas
que fueron pasión y vida,
pero hoy yacen muertas
en paz, sin amores ni odios.

Ángel de mármol
que se recorta en el azul,
en ese azul del cielo
que todo lo envuelve,
arriba, abajo y dentro.

Ángel impávido
que te alzas sobre tus pies,
elevándote ingrávido
sobre recuerdos y epitafios
de lo que pudo ser y no fue.


FRM [16/04/2014]

Paseando en paz

Foto propia, de mis paseos.

Lo prometí y he cumplido.
Un placer para mis sentidos,
el calmo paseo por solitario camino,
lejos de los humanos sonidos
entre silencios ininterrumpidos,
oyendo al sol derramado en el verde tupido.

En el horizonte, el ladrido de un perro escondido,
más cerca, de algún insecto el zumbido,
suave brisa en breves remolinos,
campanas sacras que tañen entre ramos de olivo
y, sólo mis propias pisadas en el camino
me recuerdan que aún estoy muy vivo.

Hasta el cercano cementerio he acudido,
lleno de la paz del olvido,
sus puertas estaban abiertas
y la curiosidad me ha vencido,
con respeto y atención despierta.

Entre sus lechos de mármol me he movido.
Nombres y fechas a cincel retenidos.
Jóvenes y ancianos comparten el retiro
y un hermoso epitafio ante mis ojos ha surgido...
Así decía la pregunta que me ha detenido:

"¿Por qué sólo se tarda un segundo en decir hola
y hace falta toda una vida para decir adiós?"



FRM [13/04/2014]

martes, 16 de diciembre de 2014

Suelta los globos

Foto propia

La vida te va llenando las manos de globos inútiles. Ilusiones vanas, decepciones, mentiras, falsas amistades, relaciones tóxicas, apariencias, dependencias, objetivos erróneos, frustraciones, errores, ansiedades, obsesiones, sufrimientos, resentimientos...

Creyendo que son de nuestra propiedad, nos empeñamos en mantenerlos firmemente aferrados, sin comprender que somos nosotros los poseídos. Convencidos de que son lo más importante que hemos acumulado en nuestra vida, sujetamos fuertemente sus cuerdas que ocupan e inmovilizan las manos. Atan a los hinchados globos por un extremo e inconscientemente nos atamos las manos con el otro.

Suelta los globos sin temor. Observa como se elevan en un bello espectáculo y disfruta de la libertad que te permite reutilizar las manos en nuevas metas, nuevas experiencias, nuevas relaciones, diferentes y más sólidas. Con contenidos más valiosos, tangibles y reales.

Durante un tiempo, seguirás contemplándolos, quizá con añoranza, mientras se elevan y alejan, flotando suavemente hacia el grandioso azul infinito. Pero comprobarás que, poco a poco, van empequeñeciéndose, perdiendo tamaño e importancia, hasta perderse y desaparecer de tu vida, definitiva y completamente.

No vuelvas atar tus manos con globos huecos hinchados de apariencias y falsos contenidos. Ya no tendrás que preocuparte por mantenerlos aferrados, con la angustia de evitar que exploten. Termina con esas falsas necesidades y podrás ocuparte de dedicar las manos a todas tus posibilidades de ser libre que siempre habías pospuesto.

Suelta esos globos y sé feliz.


FRM [28/05/2014]

lunes, 15 de diciembre de 2014

Luces y sombras

Más allá de las palabras fáciles,
lábiles o, tal vez, insinceras.

Más allá de los gestos banales
que amenizan las duras esperas.

Está ya escrito en los sabios anales
que, en las luces y en las sombras...

los conoceréis por sus obras
y no será por hechos casuales.

FRM [15/12/2014]

(Foto de archivo)

Jano

Dios Jano (Foto de archivo)

Jano es el dios romano bifronte de las puertas, de los comienzos y los finales, constituye un excelente símbolo para venerar en la noche de transición en la que se recibe al mes que lleva su nombre (Ianuarius, Janeiro, January, Janvier, Enero).

Sus dos rostros miran hacia el pasado y al futuro, respectivamente. Todo un símbolo para quienes valoramos las representaciones de los mitos, para todos los que respetamos y nos apasionamos con su significado arquetípico que pervive en el inconsciente colectivo.

Jano pone de manifiesto la importancia de no ignorar el pasado para afrontar el futuro. El fugaz momento presente es siempre un umbral de tránsito entre dos estados. Un instante que cumple la función de un rito de paso. Una oportunidad de evolución, crecimiento y mejora.

Esa puerta puede resultar angosta en muchas ocasiones. Puede que únicamente sea capaz de admitir el paso de una sola persona. No importa. En ese caso, hay que cruzarla en soledad y feliz de dejar atrás lo indeseable para caminar hacia territorios más gratificantes, portando únicamente todo lo aprendido... solo y libre de lastres.

Desde el primer momento, el 1 de enero, comienzo del mes de Jano, hagamos un nuevo camino al andar. A partir de hoy, disponemos de quince días para la preparación.

Hagamos ya el peregrino equipaje, soltando lastre y peso innecesario. Suprimamos con decisión cuanto pretenda eliminar o lastrar, de manera inmisericorde, fragmentos de nuestra esencia y existencia.

Emprendamos con alegría, experiencia e ilusión renovada la nueva etapa vital.

Nos vemos al otro lado de la puerta.

FRM [15/12/2014]

domingo, 14 de diciembre de 2014

Haciendo que es gerundio

La vida que no es mera existencia vegetativa, se conjuga en gerundio de verbos transitivos... Haciendo. Porque muy poco tiene que decir ni aportar quien se limita a callar o a hablar de los demás.

FRM [14/12/2014]

(Foto de archivo)

Aprendiz de todo y maestro de nada

Soy como soy.
Imperfecto y políticamente incorrecto.
Lo sé, por supuesto.
Y, a no gustar, estoy dispuesto.

Diferente a todos que son diferentes a mí.
No especial ni mejor. Tampoco peor.
Sólo distinto de muchos y similar a tantos otros.
Como cada uno de nosotros.

Llevo hecho un largo camino
y de lo poco que tengo aprendido,
sin duda, lo más importante
es volver a aprender a cada instante.

Quien me quiera me aceptará,
quien me acepte me querrá.
con ese amor que no exige ni impone,
con paciencia ante mis muchos errores.

Porque, si algo es cierto,
es que quiero dar mis cosas mejores,
como las ofrece un libro abierto,
aunque a veces cree desconcierto.

Amo la paz y tranquilidad
que me permiten escribir, leer y pensar.
Necesito muy poco para ser dichoso,
pero con ese poco soy muy escrupuloso.

Soy como soy,
ayer, quizá mañana y, seguro, hoy.
Pero sé que el cariño puede lograr
que algún día llegue a mejorar.

Porque, como decía mi madre
cuando estaba inspirada,
"eres, te cuadre o no cuadre,
aprendiz de todo y maestro de nada".


FRM [07/05/2014, revisado]

Fotomontaje propio

Puzzles

Somos puzzles incompletos
que no pierden la esperanza
de completar los vacíos huecos
y, viviendo, equilibrar nuestra balanza.

FRM [07/05/2014]

(Imagen de archivo)

sábado, 13 de diciembre de 2014

Firme como una roca

Aunque no seas de piedra, mantente firme como una roca. Con voluntad pétrea, se puede dejar de fumar.

FRM [13/12/2014]

Foto propia, paseando bajo mi ventana

Cómo me gustaría

Cómo me gustaría dormir contigo,
antes, después...
o, incluso, en vez de.

Cómo me gustaría
cubrir mi cuerpo
con la sábana de tu piel.

Cómo me gustaría
arropar mi corazón
con la manta de tus brazos.

Cómo me gustaría
sentir la firme almohada
de tus nalgas en mi vientre.

Cómo me gustaría
aspirar tu aliento perfumado
absorbiéndote el alma.

Cómo me gustaría
erizar el cabello de tu nuca
bajo las yemas de mis dedos.

Cómo me gustaría
escalar los montes de tu pecho
y descender por tu ombligo.

Cómo me gustaría
recorrer con mi lengua
las siete leguas de tus muslos.

Cómo me gustaría
volar contigo,
fundiendo Marte con Venus.

Cómo me gustaría
susurrarte silencios y gemidos
al tembloroso oído despierto.

¡Cómo me gustaría dormir contigo!

FRM [13/12/2014]

(Foto de archivo)

viernes, 12 de diciembre de 2014

Tatuajes de vida

Tengo el alma
tatuada de experiencias,
algunas pintadas con besos
y otras a cuchilladas.

Amores y traiciones
la vida descerraja,
pero ayudan a separar
el grano de la paja.

De nada me arrepiento
aunque, yo mismo,
lo mismo no haría
en algún otro momento.

He gozado de alegrías
y placeres sin cuento,
pero la mejor lección ha sido
el dolor que he recibido.

Al fin,
he vivido,
he soñado
y soñando vivo.

FRM [12/12/2014]

Foto propia, desde mi ventana.

El regreso del Sol

(Foto propia)

«Esta es la noche del solsticio, la noche más larga del año. Ahora las tinieblas triunfan y aun así todavía queda un poco de luz. La respiración de la naturaleza está suspendida, todo espera, todo duerme. El Rey Oscuro vive en cada pequeña luz. Nosotros esperamos al alba cuando la Gran Madre dará nuevamente a luz al sol, con la promesa de una nueva primavera. Así es el movimiento eterno, donde el tiempo nunca se detiene, en un círculo que lo envuelve todo. Giramos la rueda para sujetar la luz. Llamamos al sol del vientre de la noche. Así sea».

Con estas palabras pronunciadas por una sacerdotisa en la Antigua Roma se iniciaban las fiestas agrícolas de la Saturnalia. Estos festejos daban la bienvenida a un nuevo período anual en que el Sol volvía a acercarse a la Tierra, alargando los días y renovando la vida. Así, de la apropiación cristiana de aquella fiesta rural y pagana, nació posteriormente la Navidad que ahora celebramos nosotros.

Feliz solsticio de invierno y un luminoso Año Nuevo.

jueves, 11 de diciembre de 2014